Mineral Airways, la aerolínea chilena culpable del atraso de Atlético Tucumán para jugar por la Libertadores

Lo que en Argentina denominaban como el «Chárter de la ilusión», terminó siendo una verdadera pesadilla para el Atlético Tucumán, el club trasandino que se desplazó a Quito para jugar la revancha ante El Nacional por la fase 2 de la Copa Libertadores de América.

Lo anterior porque la aerolínea chilena a cargo del chárter entre Guayaquil y Quito, ciudad en la que se jugaría el compromiso, no cuenta con los permisos para un vuelo de cabotaje, por lo que los jugadores y toda la delegación quedó lisa y llanamente varada en el aeropuerto a la espera de alguna solución de esta empresa.

Mineral Airways pertenece al consorcio Aerovías DAP, cuya sede es Punta Arenas y que cuenta con 35 años de trayectoria, según se consigna en su sitio web, en donde también aseguran que «con nuestra flota, somos capaces de volar en todo el país, y a diversos destinos de Sudamerica en vuelos charter de turismo o negocios».

Lo cierto es que dejó harto que desear tras su responsabilidad en lo que pudo ser la eliminación por incumplimiento del reglamento por parte del Atlético Tucumán, ya que el duelo comenzó con casi tres horas de retraso.

Fue finalmente un vuelo comercial que se gestionó a última hora el que trasladó al equipo argentino hasta la capital ecuatoriana, de hecho, se realizó a la rápida y no contempló llevar el equipaje, por lo que la Selección Argentina Sub 20, que por estos días disputa el Sudamericano en el mencionado país, le facilitó la indumentaria para que jugaran el partido.