Mundial Qatar 2022: Irán se recupera de los golpes y entra en la pelea

Los asiáticos lograron su primera victoria en la historia de los mundiales al superar a un mediocre conjunto galés. Inglaterra y Estados Unidos empataron sin goles.

Por SERGIO GILBERT J. / Foto: FIFA

Casi al finalizar el partido entre Irán y Gales válido por el grupo B del Mundial de Qatar, el panorama era uno: si se mantenía ese resultado, se dejaba a Inglaterra con la opción de pasar ya a los octavos de final si es que, a su vez, derrotaba a Estados Unidos más tarde.

Pero todo cambió en los minutos finales del encuentro jugado en el estadio Ahmad Bin Ali. Más precisamente, en los descuentos.

Y es que a los 90+1 y a los 90+11, Irán consiguió los dos goles (obras de Rouzbeh Cheshmi y Ramin Rezaeian) con los que, en definitiva, ganó el partido, en lo que constituyó un hecho histórico para los asiáticos: fue su primera victoria en la historia de los mundiales.

Irán venía de una vergonzosa caída ante Inglaterra por 6-2 y se podía suponer que saldría con máximas precauciones para no sufrir otro bochorno. Pero no fue así. Pese a que en los primeros minutos Gales pareció controlar el partido, muy pronto los asiáticos dejaron claro que se jugarían su posibilidad.

Un par de buenos contraataques (en especial uno de Azmoun, que terminó en el palo) dieron a entender que el cuadro de Carlos Queiroz tenía armas para hacerle daño a un poco sustancioso rival galés donde ni siquiera la figura de Gareth Bale parecía ser de temer.

El panorama se le empezó a aclarar a Irán a los 86’ cuando el portero de los europeos, Wayne Hennesey, recibió tarjeta roja (la primera de la Copa del Mundo de Qatar) por una agresión que, en principio, sólo había significado tarjeta amarilla (foto principal).

Ello alentó a la escuadra asiática en los minutos finales para llegar a un triunfo para ponerlo en sus libros y que, además, la deja en competencia para llegar a octavos.

NO HUBO REVANCHA

En el cotejo estelar del Grupo B, Inglaterra tampoco pudo hacer la tarea porque sólo empató 0-0 con Estados Unidos.

La historia tenía cuentas pendientes para los ingleses que nunca han podido superar aquella caída antes los estadounidenses en el Mundial de 1950 y que se registra como una de las mayores vergüenzas del fútbol británico.

Pero no hubo revancha. De hecho, Estados Unidos, guiado por el jugador de Chelsea, Christian Pulicic, estuvo más cerca de la victoria.

Este martes se definirá el grupo B con los encuentros entre Inglaterra y Gales y el de Estados Unidos con Irán.

Puros simbolismos en esta Copa del Mundo.