Mundial Sub 21 de Hockey Césped Femenino: Chile cede ante la potente Australia

La selección chilena perdió estrechamente, 2-0, en su segundo partido de la competencia que se lleva a cabo en el Parque Deportivo Estadio Nacional.

Por PEDRO LIRA BIANCHI / Fotos: AGENCIAUNO

La selección de Chile sub 21 de hockey césped y su entrenador, el argentinao Alejandro Gómez, quien lleva ocho años en Chile trabajando en la Federación de este deporte, tenían muy claro este jueves en el frío anochecer de Santiago, que su rival, Australia, es potencia mundial: físicamente grandes, aplican velocidad con pelota, coordinación precisa, sólidas en defensa y mediocampo, y un contundente ataque por las bandas y el centro. En una palabra: equilibrio.

Esas cualidades las mantiene Australia en este deporte hace al menos cinco décadas. En adultas, entre otros logros, han sido tres veces medalla de oro en Juegos Olímpicos. En sus juveniles, desde 1989, en el Mundial de Kuala Lumpur, Malasia, evento que se ha hecho en 10 ocasiones (incluyendo en 2023) las denominadas “Hockeyroos” no han ganado nunca el título, pero si han logrado dos medallas de plata y dos de bronce, una de estas últimas en Santiago, en 2016.

Luego que las “Diablitas” vencieran 1-0 a Sudáfrica en el partido inaugural del Mundial Sub 21, con las oceánicas tenían que afirmar la defensa (hubo ciertas debilidades con las sudafricanas), jugar seguras y atacar, pausada y ordenadamente. Si existía en las nacionales un “somos inferiores”, ello no se reflejó en forma notoria en el sintético. Así lo demostraron las chilenas en su segundo partido como locales en el Estadio de Hockey Claudia Schüster, en la comuna de Ñuñoa.

En el primer cuarto (15 minutos x 4), en los 6 iniciales Chile mantuvo la bola y la posicionó, pero no atacaba. Transcurridos 5 minutos, Australia comenzó a presionar, pero no llegaba al arco chileno. Fue el inicio de su toma de confianza, cuando a los 7’ cristalizaron un rasante e impecable gol de 25 metros desde la centro izquierda impulsado por Hannanh Cullum-Sanders, producto de una insegura salida de una defensa chilena.

AUSTRALIA Y SUS OCHO CORNERS

En los 8 minutos restantes del primer cuarto y confiadas del gol, Australia se apoderó de la esfera y tuvo dos corners cortos a los 12.30 y 14 metros, desviados notablemente por las chilenas.

El segundo cuarto fue de las oceánicas. En los primeros minutos fueron potentes. En forma continua se dieron tres corners salvados por Las Diablitas, a quienes les costaba salir de su terreno, no jugaban por alto, se descoordinaron y recién al minuto 14.40 lograron zafar y llegar al arco contrario.

En el tercer cuarto el dominio australiano se mantuvo, sin ser apabullante y manteniendo la contención. Las chilenas despejaron un corner corto a los 9’, lograron mantener la pelota con pases horizontales en el mediocampo y en uno de los pocos ataques lograron un corner al minuto 12, que pasó muy cerca del arco rival. Sin embargo, el marcador se amplió a 2-0 en contra de Chile en los 13.30, cuando producto del séptimo corner, la bola ingresó como un latigazo de Tatum Stewart.

En los últimos minutos, incluso, Chile prescindió de su arquera para sumar más jugadoras en ataque.

En el último cuarto, Chile se las jugó y atacó bien desde los dos laterales. Incluso, faltando 2 minutos se reemplaza a la arquera nacional para poner otra atacante. Con esa presión se provocaron dos corners a favor, pero frenados por las oceánicas. Australia no cejó y provocó su octavo corner a favor, el que fue desviado.

Australia y Chile han jugado cinco veces en mundiales junior. Todas han sido victorias para el equipo de Oceanía, pero los triunfos no han sido contundentes: en 2001 y en 2016 el resultado fue 2-1; en 2005, 3-1; en 2009, 1-0 y en 2023, 2-0.

HAY CONVICCIÓN EN CHILE

Las titulares de Las Diablitas fueron: Francisca Irazoqui, Monserrat Obon, María Goñi, Victoria Arrieta, Laura Müller, Constanza Pérez, Monsterrat Araya, Constanza Muñoz, Martina Gago y Josefina Gutiérrez. Suplentes: Dominga Valdés, Milagros Gago, Emilia Molín, Josefina Martínez, Isidora Caravia y Alejandra Mujica.

En la zona mixta, la capitana, Francisca Irazoqui, declaró que el equipo “se paró con convicción y no nos bloqueamos ante un rival que es en el papel muy superior y que recién (el miércoles 29) había empatado con Holanda, el máximo exponente de este deporte. Estuvimos cerca de empatar -agregó- y en el partido del sábado con Países Bajos nos daremos totalmente y cualquier resultado puede suceder”.

A su vez, el entrenador Alejandro Gómez sostuvo: “Estoy contento por el partido de Chile porque jugar con una potencia como Australia no es fácil. En el primer cuarto fuimos más recatados porque si salíamos con todas las fichas desde el inicio podíamos quedar mal y por ello -agregó- contuvimos la pelota, fuimos de menos a más y nos faltó la puntada final en los corners cortos que tuvimos”. Finalizó sosteniendo: “Cuando hay convicción en las jugadoras, amor propio, deseos de crecer, ser más competitivas y creer en las herramientas que tienen, como sucede con este equipo, no hay duda de que podemos hacerle frente a cualquiera. Veremos los videos del juego con Australia y sacaremos conclusiones para ser más sistémicos con Países Bajos”.