Mural de Banksy en Londres es resguardado tras sufrir vandalismo

La reciente obra del artista visual británico ubicada en la pared trasera de un edificio en Finsbury Park, fue dañada hace unos días cuando le salpicaron pintura blanca desde la calle. La disposición busca resguardar la integridad de la pieza de arte y también la seguridad de los vecinos.

Por EL ÁGORA / Foto: AGENCIAS

Cuando apareció el último trabajo de Banksy en un barrio londinense a mediados de marzo, y una vez que el artista confirmara su autoría por Instagram, un nuevo revuelo se generó en la prensa británica y mundial, con esta sorprendente irrupción callejera del desconocido grafitero inglés.

Se trataba nada menos que de una obra pintada en el muro de un edificio que da a un jardín trasero, en la que resaltaba un destellante color verde que simulaba el follaje perdido de un cerezo enfermo, junto a una figura humana que se encontraba junto al elevado árbol y que sostenía una manguera a presión.

Producto de estas circunstancias, el lugar se repletó de reporteros, fotógrafos, seguidores del artista y también muchos turistas que pusieron en su ruta de visita contemplar este nuevo mural de Banksy. De hecho, muchos intentaban retratar la obra desde diversas posiciones, lo que ocasionó una invasión también incómoda a la privacidad residencial de los vecinos del barrio en Finsbury Park.

Y aunque algunos accedían amablemente a todos los requerimientos de los visitantes, durante una de las siguientes noches, la nueva obra de Banksy fue víctima del infaltable pillaje callejero, arrojándole pintura blanca y causándole un daño considerable en su forma.

Fue entonces, que las autoridades del lugar rodearon de rejas el lugar y recubrieron la obra con plástico, para evitar en una primera instancia que ésta vuelva a ser vandalizada por malhechores y proteger así también, la seguridad de los residentes, que se habían visto demasiado expuestos con la inusitada concurrencia que llegó hasta el sector para apreciar la pintura de Banksy.

Es más, uno de los propietarios del edificio instaló un sistema de video vigilancia y otros trabajadores del lugar también pusieron tablas alrededor del mural. De esta manera, y de forma parcial, se consigue preservar la prestigiosa obra y que además pueda seguir siendo observada con una vista clara, por parte de los admiradores del enigmático muralista oriundo de Bristol.

Las obras visuales de Banksy han sido subastadas en millones de dólares por diversos coleccionistas y también han sido expuestas en distintas exhibiciones alrededor de todo el mundo.