Murió el hombre que le dio impulso mundial al bossanova

A los 93 años falleció Creed Taylor, el productor que lanzó a la fama “La chica de Ipanema” y trabajó con Ray Charles, John Coltrane, Antonio Carlos Jobim, Joao y Astrud Gilberto, Herbie Mann, Quincy Jones, Grover Washington Jr. y George Benson, entre otros.

Creed Taylor, el productor estadounidense que popularizó la música brasileña y convirtió al bossanova en un fenómeno a nivel mundial, falleció en Winkelhaid, Alemania, a los 93 años, según su hijo, John W. Taylor, por problemas cardíacos, tras sufrir un derrame cerebral.

Taylor, que trabajó con notables artistas como Ray Charles y John Coltrane, entre otros, fue uno de los que impulsaron la evolución del jazz, pero, por sobre todo, a la música brasileña, supervisando, por ejemplo, la grabación de la famosísima “La chica de Ipanema”.

Creció en el sur de Estados Unidos, en Lynchburg, Virginia, en la época de la segregación. Tenía un oído privilegiado para descubrir nuevos talentos musicales, como Herbie Mann, Quincy Jones, George Benson y Grover Washington Jr. y produjo y lanzó álbumes de John Coltrane, Ray Charles, Bill Evans y Wes Montgomery, entre cientos de artistas.

Según una nota de AP publicada en distintos medios, su mayor éxito fue ser uno de los primeros en apreciar el bossanova, que surgió en Río de Janeiro a finales de la década de 1950. Taylor era productor en Verve Records en 1961 cuando recibió una llamada del guitarrista de jazz Charlie Byrd, quien había estado de gira en Brasil y quería que Taylor escuchara unas cintas de ese nuevo sonido llamado bossanova. Taylor contactó a su amigo Stan Getz, el famoso saxofonista de jazz, e hizo que él y Byrd grabaran juntos.

“Jazz Samba”, producido por Taylor con la contribución del talentoso cantautor brasileño Antonio Carlos Jobim con dos temas: “Desafinado” y “Samba de Uma Nota Só”. Grabado en pocas horas en una iglesia negra en Washington, el álbum se lanzó en 1962 y llegó a la cima de la lista pop de Billboard al año siguiente, vendiendo más de un millón de copias y con Getz ganando un Grammy por la mejor interpretación de jazz con “Desafinado”.

En 1964, Taylor produjo uno de los álbumes más aclamados e influyentes de la época, “Getz/Gilberto”, que vendió un millón de copias y que se mantuvo en las listas de Billboard por casi dos años. El disco incluía a Getz, Jobim y el guitarrista brasileño João Gilberto, interpretando canciones clásicas de bossanova como “Só Danço Samba” y “Corcovado”. El álbum recibió cuatro Grammys, incluyendo álbum del año y grabación del año, por su más famosa canción “The Girl from Ipanema”.