Murió Sinisa Mihajlovic, no pudo ganarle al cáncer

El ex técnico de Gary Medel en el Bologna y compañero de Marcelo Salas como jugador en Lazio, falleció este viernes, a los 53 años, sin poder superar la leucemia que le habían diagnosticado en julio de 2019.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

En el fútbol dicen que hay rivales a los que no se le puede ganar, siempre terminan imponiéndose, pese a todos los esfuerzos que se hagan. En la vida ocurre lo mismo, con un contrincante al cual sólo en contadas ocasiones se les puede vender: el cáncer. Y hacemos esta comparación porque este viernes se informó del fallecimiento de Sinisa Mihajlovic, quien fuera hasta septiembre de este año el técnico de Gary Medel en el Bologna italiano.

A Sinisa, que nació en Vukovar, Croacia, pero que eligió defender la camiseta de Yugoslavia, por Serbia, el país de su padre Bogdan, y no la de su madre, Viktorija, le diagnosticaron leucemia en julio de 2019, psando por períodos alentadores y otros francamente complicados, que lo obligaron, incluso, a suspender su trabajo como técnico.

Como jugador, se destacaba por la precisión y el efecto con el que ejecutaba los tiros libres, siendo considerado por especialistas como uno de los mejores lanzadores de la historia, a la par de Andrea Pirlo y tan sólo superado en efectividad por Rogério Ceni y Juninho Pernambucano.

Como jugador comenzó en el Borovo NK (1986-1988) y el Vojvodina Novi Sad (1988-1990), pero se hizo famoso con Estrella Roja de Belgrado (1990-1992. Ganó la Copa de Europa en la temporada 1990-91, derrotando por penales al Olympique de Marsella, y luego la Copa Intercontinental, superando 3-0 al Colo Colo del croata Mirko Jozic, en Tokio.

Después jugó en la Roma, en la Sampdoria, Lazio –donde fue compañero del chileno Marcelo Salas- e Inter de Milán.

Como entrenador se inicó como ayudante de Roberto Mancini en el Inter en 2006, en el 2008 asumió por primera vez la banca del Bologna, luego estuvo en Catania, Fiorentina, la selección de Serbia –a la que no pudo clasificar para el Mundial de Brasil 2014-, Sampdoria, AC Milan, Torino, Sporting de Lisboa y, finalmente, en enero de 2019, de nuevo en Bologna, donde fue despedido en septiembre pasado tras perder los cinco primeros encuentros del torneo.