En este 2016 nos dejó el más grande

Curiosamente, el 2016 también será recordado por la partida de otro deportista que luchó contra todo y todos: sonó la campanada final para Muhammad Ali.

Durante décadas aquejado del mal de Parkinson, el más mediático boxeador de la historia murió a los 74 años, el 3 de junio, producto de una septicemia.

Nacido como Cassius Clay, Ali abrazó la religión musulmana tras conquistar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma, en 1960, y comenzó rápido su leyenda, en una época con campeones “de verdad” en los Pesados: George Foreman, Joe Frazier y Ken Norton, entre otros.

> Así informó El Ágora la muerte de Muhammad Ali

Activista por esencia, luchó también contra la discriminación racial y muchos aseguran que gracias a su postura, al menos en Estados Unidos esa lacra sufrió un cambio positivo a nivel general.

Fue campeón mundial en tres ocasiones (aunque perdió algunos de sus mejores años al negarse a ser reclutado por el Ejército para la guerra de Vietnam), con una mezcla de potencia y velocidad (“puedo flotar como mariposa y picar como abeja”), irreverencia y magnética bravuconería que lo llevaron a ser el más famoso deportista de la historia.