Ñublense quedó con amargo gusto a poco

Después de verse superado en el primer tiempo por un deslavado Flamengo, el cuadro chillanejo reaccionó con enorme pundonor, llegó a la igualdad y estuvo a punto de quedarse con los tres puntos.

Por JULIO SALVIAT / Fotos: PHOTOSPORT

Ya la presencia de Flamengo, hasta hace poco uno de los mejores equipos del mundo, era buen motivo de atracción para los hinchas chillanejos y penquistas. Se agregó un ingrediente, y eso explica la mejor concurrencia en mucho tiempo en el estadio Ester Roa: la presencia de Arturo Vidal en la cancha, de Jorge Sampaoli en la banca y de Erick Pulgar en la banca.

En Río de Janeiro en el encuentro de ida, los brasileños habían obtenido una victoria cómoda por dos a cero, estableciendo claramente la jerarquía de cada uno. Pero la esperanza de los seguidores locales se fundaba en la temperatura: esperaban que el frío aletargara a los cariocas, para provecho de los locales.

Algo de eso ocurrió, aparentemente. Flamengo estableció desde temprano un dominio territorial que le brindó una tenencia permanente (76% de posesión), pero escasísimas posibilidades de gol. Con ritmo pausado, sin forzar el trámite ni variar las velocidades, el juego del Mengao cansaba, pero no causaba daño.

Pese a ser dueño casi exclusivo del balón, Flamengo logró rematar cuando ya había pasado el cuarto de hora inicial. El zurdazo de Arturo Vidal fue recto a las manos del arquero Nicola Pérez. Eso alertó un poco al cuadro chillanejo, que salió de su zona defensiva y tuvo su primer ataque a los 21’, con otro remate también recto de Juan Leiva.

Una de las pocas veces que los cariocas lograron hilvanar con alguna velocidad, les dio resultado. La jugada gestada por el sector izquierdo terminó con un genial pase de pecho de Gerson y un disparo perfecto de Gabigol.

Cambió todo en el segundo tiempo. Al diluvio celestial que cayó sobre la zona se agregó un aluvión chillanejo en la cancha. Los ingresos de Andrés Vilches y Jorge Heníquez les dieron a los Diablos Rojos una potencia que no se preveía. Hasta entonces, los mayores peligros los había causado Brayan Oyarzo. Desde los 60’, el protagonista fue Henríquez. El ex audino exigió dos veces al arquero Matheus Cunha y lo derrotó a la tercera cuando se filtró en velocidad por el centro del área y finiquitó con un zurdazo cruzado.

Se abrió el apetito en Ñublense y cundió el pánico en Flamengo. Con veinte minutos por jugarse, nada estaba dicho. Mantuvo la presión el equipo que dirige Jaime García, se entusiasmó la multitud y Cunha pasó varios sustos. Ya en los descuentos, le faltaron una gotitas de decisión a Bernardo Cerezo para llegar a un centro de Pablo Aránguiz que cruzaba por el área chica. Y en la réplica el arquero Pérez salvó con un manotazo un sombrerito que pretendía Pedro Guilherme, que cumplió una jornada decepcionante.

El 1-1, finalmente, resultó hasta mezquino para Ñublense, que se quedó con un amargo gusto a poco. El gigante no era tan grande y el equipo pequeño creció hasta ponerse a su altura o un poco más arriba.

Párrafo final, para lo que interesaba a los chilenos: Vidal fue otra vez un elemento intrascendente en el juego del Mengao; Sampaoli mostró los nervios de siempre, fue amonestado y echó a perder al equipo con los cambios, y Pulgar jugó un ratito, en vez de Vidal, y no hizo nada importante.

Bajo una lluvia torrencial, Jorge Henríquez «inventó» una jugada de lujo y anotó el empate para Ñublense.

PORMENORES

Copa Libertadores, Grupo A, cuarta fecha.

Estadio: Ester Roa, Concepción.

Público: 20.000 espectadores, aproximadamente.

Árbitro: Esteban Ostojich, de Uruguay.

Ñublense (1): N. Pérez; B. Cerezo, R. Caroca, N. Zalazar, J. Campusano; R. Rebolledo, M. Rivera, L. Reyes, J. Leiva; B. Oyarzo y P. Rubio. DT: Jaime García. Cambios: 46’, J. Henríquez por Rivero; 64’, A. Vilches por Rebolledo; 84’, P. Aránguiz por Oyarzo y J. Córdova por Rubio; 90’, B. Provoste por Leiva.

Flamengo (1): M. Cunha; G. Varela, F. Bruno, D. Luiz, F. Luis; A. Vidal, Tiago Maia, Gerson, Everton; Gabriel Barbosa y Pedro. DT: Jorge Sampaoli. Cambios: 69’, L. Pereira por Varela y Ayrton Lucas por Felipe Luis; 74’, E. Pulgar por Vidal; 75’, Víctor Hugo por Everton.

Goles: 34’, Gabriel Barbosa (F); 74’, Jorge Henríquez (Ñ).

Tarjetas amarillas: Rivera, Reyes, y Rubio (Ñ); Gerson y Sampaoli (F).