ONU llega a acuerdo para proteger los océanos

Tras varios años de acercamientos y posturas encontradas, por fin se llegó a un tratado para cuidar la biodiversidad en alta mar.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

Los miembros de las Naciones Unidas acordaron, tras años de negociaciones, un tratado unificado para proteger la biodiversidad en alta mar, casi la mitad de la superficie del planeta.

La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar entró en vigor en 1994, antes de que la biodiversidad marina fuera un concepto bien establecido. Un marco actualizado para proteger la vida marina en las regiones situadas fuera de las aguas fronterizas nacionales, conocidas como alta mar, se llevaba debatiendo más de 20 años, pero los esfuerzos anteriores por alcanzar un acuerdo se habían estancado repetidamente.

“Realmente sólo tenemos dos grandes bienes comunes mundiales: la atmósfera y los océanos. Aunque los océanos atraigan menos atención, proteger esta mitad de la superficie terrestre es absolutamente crítico para la salud de nuestro planeta”, afirmó la bióloga marina Rebecca Helm

Ahora que se ha ultimado el texto del tratado, Nichola Clark, experta en océanos de Pew Charitable Trusts que observó las conversaciones en Nueva York, afirmó que “esta es una oportunidad única en una generación para proteger los océanos: una gran victoria para la biodiversidad”

El tratado creará un nuevo organismo para gestionar la conservación de la vida oceánica y establecer zonas marinas protegidas en alta mar. Clark dijo que eso es fundamental para lograr el reciente compromiso de la Conferencia de la ONU sobre Biodiversidad de proteger el 30% de las aguas del planeta, así como su tierra, para su conservación.

El acuerdo también establece normas básicas para realizar evaluaciones de impacto ambiental de las actividades comerciales en los océanos.

“Significa que todas las actividades previstas en alta mar deben ser examinadas, aunque no todas se someterán a una evaluación completa”, afirmó Jessica Battle, experta en gobernanza de los océanos del Fondo Mundial para la Naturaleza.

Muchas especies marinas -como delfines, ballenas, tortugas marinas y muchos peces- realizan largas migraciones anuales, cruzando fronteras nacionales y alta mar. Los esfuerzos para protegerlas -y a las comunidades humanas que dependen de la pesca o el turismo relacionados con la vida marina- se han visto obstaculizados hasta ahora por un confuso entramado de leyes.

“Este tratado ayudará a unir los diferentes acuerdos regionales para poder hacer frente a las amenazas y preocupaciones en todas las áreas de distribución de las especies”, dijo Battle.