Operativo internacional contra la pornografía infantil: 12 detenidos en Chile

Policías de ocho países participaron en una operación simultánea que permitió apresar a 48 personas involucradas en el almacenamiento de material pornográfico infantil.

Por EL ÁGORA / Foto referencial: ARCHIVO

Una operación internacional en la que participaron policías de ocho países americanos permitió detener a 48 sujetos que almacenan pornografía infantil, 12 de ellos en Chile.

En la operación internacional llamada “Aliados por la Infancia”, intervinieron, además de la Brigada Investigadora del Cibercrimen de la PDI en Chile, agentes de Argentina, Estados Unidos, Brasil, Ecuador, Paraguay, Panamá y Puerto Rico.

El detalle fue entregado por el prefecto general Luis Silva, subdirector de Inteligencia, Crimen Organizado y Seguridad Migratoria de la PDI, quien señaló que se realizaron más de 150 allanamientos en las regiones de Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana y Biobío, con los 12 detenidos ya señalados, siendo Chile el segundo país con más arrestados en este caso, todos por el delito de almacenamiento y distribución no por producción.

Silva indicó que todos los detenidos son hombres adultos, la mayoría de entre 25 a 40 años y un 42% con estudios profesionales, a quienes se les incautó 177 gigas de pornografía infantil.

“Lo que aquí es un almacenamiento de material pornográfico, en otra parte del mundo es el abuso de niños, niñas y adolescentes”, comentó el prefecto.

A su vez, Mauricio Sovino, director de la Unidad de Delitos Sexuales y Explotación Sexual de la Fiscalía Nacional, manifestó que esta operación “es una alianza internacional para visibilizar el gran crimen de la explotación en línea de niños, niñas y adolescentes”, agregando que todas las personas que sean condenadas tendrán la inhabilitación perpetua para trabajar con menores de 18 años.

Llamó la atención que cuatro de los 12 detenidos y que fueron arrestados en la Región Metropolitana sólo quedaran, tras la formalización, con las medidas cautelares de arraigo nacional y firma quincenal. La fiscal María José Bowen, de la Fiscalía de Género Oriente, explicó que la máxima condena por este delito es de tres años, y como ninguno de los detenidos tenía antecedentes, si son condenados podrían, eventualmente, cumplir la pena en libertad.