Oposición francesa presenta moción de censura contra gobierno de Macron

Anoche se produjeron serios desmanes en París, con un saldo de al menos 310 arrestados.

Por EL ÁGORA / Fotos: AGENCIAS

Los diputados independientes de la Asamblea Nacional de Francia anunciaron la presentación de una moción de censura “transpartidaria” contra el gobierno de Emmanuel Macron, con el que buscan destituir a la primera ministra oficialista Elisabeth Borne, en respuesta a la polémica adopción de la reforma de las pensiones, que fue impuesta por decreto del presidente.

Esto, luego de que anoche se produjeran serios incidentes en París y otras grandes ciudades del país, en rechazo a la medida que eleva la edad de jubilación de 62 a 64 años. Unas 310 personas fueron arrestadas en la capital, acusadas de incendiar y dañar mobiliario público y enfrentarse a las fuerzas de seguridad.

La Policía hizo uso de cañones de agua y de gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

“El voto de esta moción nos permitirá salir airosos de una profunda crisis política. La adopción de esta moción tumbaría al gobierno, pero también la impopular reforma que decidió sacar adelante el jueves sin someterla a la votación de los diputados”, dijo el presidente del grupo parlamentario LIOT, Bertrand Pancher.

La moción cuenta con el respaldo de los extremos ideológicos del parlamento francés. Tanto el líder de partido de extrema izquierda La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, como de la ultraderechista Agrupación Nacional, con Marine Le Pen, expresaron que respaldarán cualquier moción de censura contra el gobierno.

Para que se apruebe la moción de censura contra la primera ministra se necesitan 287 votos. Aunque Le Pen y del conjunto de la coalición Nupes -liderada por La Francia Insumisa- no cuentan con esos votos, si negocian con el tradicional partido conservador Los Republicanos podrían alcanzar la cifra.

En caso de que fuese destituida la primera ministra, Macron puede entonces cambiar de primer ministro o restituir a su jefe de gobierno saliente. Además, está la opción en la mesa de disolver la Asamblea Nacional y convocar a nuevas elecciones.

¿Macron puede dejar de ser el presidente de Francia? Existe la posibilidad, pero es poco probable. El artículo 68 de la Constitución establece que un presidente puede ser destituido “sólo en caso de incumplimiento de sus funciones manifiestamente incompatible con el ejercicio de su mandato”.

Tanto la Asamblea Nacional como el Senado de Francia pueden presentar la iniciativa, pero debe ser aprobada por ambas cámaras, que inmediatamente formarían un Tribunal Superior, compuesto por todos los parlamentarios, y debe decidir en el plazo de un mes.

En definitiva, aprobar por decreto la reforma de la jubilación no supone un incumplimiento de su deber, pero sí generó un descontento generalizado y transversal.

Durante la noche de jueves a viernes hubo una gran cantidad de incidentes en las principales ciudades francesas.

Francia amaneció con varias carreteras bloqueadas, escuelas cerradas, refinerías paralizadas y toneladas de basura en las calles de París y otras ciudades, un día después de la adopción por decreto de la impopular reforma jubilatoria.

Miles de manifestantes salieron a las calles de París en forma espontánea para insistir en su rechazo a la reforma. En las calles parisinas, donde una huelga de recolectores de basura dejó toneladas de escombros, era muy fácil encender fogatas.

Imágenes en las redes sociales muestran hogueras y barricadas ardiendo, que traen a la memoria las protestas de los chalecos amarillos de 2018, además de contrastar con el espíritu mayoritariamente pacífico de las manifestaciones sindicales realizadas en estos meses.

También se registraron incidentes en Rennes, Nantes y Lyon.