Países Bajos hará descuento en el alquiler a jóvenes que vivan con ancianos

La idea de las autoridades holandesas es disminuir la soledad de su población de la tercera edad.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

El gobierno de Países Bajos anunció un subsidio de hasta 200 euros al mes a jóvenes de 18 a 30 años que se muden a complejos residenciales con personas mayores y les ayuden a combatir la soledad o los apoyen con sus tareas domésticas.

La “convivencia intergeneracional” fomenta un mayor contacto entre los inquilinos jóvenes y los ancianos, para afrontar parcialmente los desafíos que afronta el país para brindar atención y apoyo a esta población, al tiempo que aborda las necesidades de la generación más joven para encontrar viviendas menos caras.

La ministra de Cuidados de Larga Duración y Deporte, Connie Helder, abrió una consulta a través de internet hasta el 23 de junio para escuchar lo que la gente tiene que comentar sobre el plan antes de aprobarlo.

“Estamos viendo un número relativamente creciente de personas mayores en el país, una menor cantidad de personal de atención médica para cuidarlos, además de escasez de viviendas y soledad entre los jóvenes. Con este plan, podemos ofrecer viviendas asequibles a los jóvenes, y siempre podrán entablar conversaciones o visitar a alguien en el complejo”, describió Helder.

Para las personas mayores, tener a jóvenes viviendo cerca les “brinda más vitalidad” y, de paso, una “ayuda y apoyo adicionales, si lo requieren; por tanto, jóvenes y mayores pueden significar mucho el uno para el otro y aprender mutuamente”, explica la ministra.

La idea es que el joven arrendatario y el anciano arrendador lleguen a un acuerdo en el contrato de alquiler sobre cómo podrían cooperar. En la lista está, por ejemplo, cocinar juntos, ayudar con las pequeñas tareas de la casa, dar un paseo con los residentes, jugar a un juego de mesa juntos, encargarse de hacer la compra o ayudar con cuidados básicos, como la administración de gotas para los ojos.

A cambio de esto, el propietario, como una corporación de vivienda o una organización de cuidado de personas mayores, recibe del gobierno 200 euros por habitación alquilada al mes para bajarle el alquiler a los jóvenes inquilinos que accedan a cooperar.