Papa Francisco nombra como obispo de Los Ángeles a Cristián Castro Toovey

Tras aceptar la renuncia de monseñor Felipe Bacarreza Rodríguez, el Pontífice anunció a su reemplazante, quien ejercía como obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santiago.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

Este sábado, la Nunciatura Apostólica en Chile informó que el Papa Francisco aceptó la renuncia de Felipe Bacarreza Rodríguez como pastor de la diócesis de Los Ángeles. Asumirá como nuevo obispo monseñor Cristián Castro Toovey, hasta ahora obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santiago.

Castro Toovey (foto principal) nació el 25 de noviembre de 1969 en Santiago. Ingresó al Seminario Pontificio Mayor en marzo de 1989. Es bachiller en Teología de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Fue ordenado diácono el 14 de agosto de 1996 y sacerdote, el 24 de mayo de 1997 de manos del cardenal Carlos Oviedo Cavada.

Ha desarrollado su ministerio y su servicio pastoral en la Arquidiócesis de Santiago.

Primero en la Parroquia Santo Tomás Moro, donde fue vicario, luego administrador parroquial y entre 2001 y 2004 fue el párroco. De 2004 a 2013 fue párroco de la parroquia San Alberto de Sicilia y en 2013 y 2014 asumió la dirección de la parroquia Santa Inés, en la zona norte de Santiago. En este mismo período fue capellán general del DUOC.

En junio de 2014 fue nombrado Rector del Pontificio Seminario Mayor de los Santos Ángeles Custodios, cargo que desempeñó por siete años.

Desde diciembre de 2019 es canónigo del cabildo metropolitano de la Catedral de Santiago.

En junio de 2021 el Papa Francisco lo nombró obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santiago. Recibió la ordenación episcopal el 13 de agosto del mismo año, de manos del cardenal Celestino Aós. Su lema episcopal es: “Consolad, consolad a mi pueblo”.

Entre 2022-2023 ha servido como párroco de la iglesia de la Estampa de Nuestra Señora del Carmen, en la comuna de Independencia.

Tras conocer la noticia, el obispo saludó a la diócesis. “Agradezco el nombramiento que me hace el Papa Francisco, quien ha puesto en mí este don y tarea. Al encargarme el cuidado pastoral de la diócesis, asumo mirando mis limitaciones, pero confiado en la acción del Espíritu Santo que hace de los discípulos de Cristo, apóstoles de comunión, paz y alegría”.