¡Paren las prensas…! Ganó Colo Colo

Después de diez partidos sin victorias, el “Cacique” venció por 2 a 1 a Huachipato en Talcahuano, dando un importante paso para asegurar una participación internacional el año próximo. Jugar el 2019 la Copa Sudamericana, si bien un torneo menor, puede marcar la diferencia entre el fracaso y el fracaso rotundo. ¿Cómo no va a ser un notición el que el cuadro albo haya por fin ganado un partido?

Colo Colo, que sumaba diez partidos sin ganar, siete de ellos por la competencia local, volvió al triunfo venciendo por 2 a 1 a Huachipato, en Talcahuano, dando un importante paso, además, para clasificar a la Copa Sudamericana. Un torneo claramente menor, pero que para un carenciado futbolísticamente, como el “Cacique”, marca la diferencia entre el simple fracaso y el fracaso rotundo.

Es que, para Colo Colo, acostumbrado a ser protagonista, y permanente candidato, suena apenas como un consuelo menor decir presente en ese torneo que, claramente, y salvo una que otra excepción, no reúne a lo más granado del fútbol sudamericano. Para lo que el equipo de Héctor Tapia juega, sin embargo, el entrar en esa copa equivale a devorar un charquicán, ya que los tiempos no dan para platos más sofisticados.

Sin los “viejos estandartes”, como Valdivia, Paredes y el “Pajarito”, Colo Colo no fue más de lo que venía haciendo. Tuvo, sin embargo, algo que se venía echando mucho de menos: más velocidad y más dinámica. Y con eso, frente a un rival que en la segunda etapa se desdibujó por completo, le bastó para sumar tres puntos que constituyen todo un bálsamo.

Todo pudo ser diferente, sin embargo, si ese balonazo de Parraguez, en lugar de ir al travesaño, hubiera batido a Orión. Es que Huachipato se imponía merecidamente por la cuenta mínima, y jugaba mejor cuando, en los descuentos de la primera etapa, el arco albo se salvó de manera providencial. Y es que para ese Colo Colo tan desprovisto de luces y de recursos, remontar un cero a dos habría constituido, casi, una misión imposible.

En un partido donde la velocidad pocas veces iba acompañada de precisión, Huachipato partió siendo mejor. Mientras sus hombres en punta -Torres y Parraguez- eran un problema para el fondo albo, en el área de enfrente Colo Colo mostraba nula capacidad de creación. Y es que, Villanueva, encargado de hacer -o de intentar hacer, más bien- lo que hacen Valdivia y Valdés, era un aporte nulo. El seleccionado Sub 20, salvo de vez en cuando eludir jugadores rivales en zonas neutras, nunca pudo meter un balón con ventaja para un Barrios que seguía evidenciando lo mucho que le cuesta controlar bien cada pelota, y para Bolaños, un chico ecuatoriano que no estaba en los libros de nadie y que, sin embargo, sorpresivamente, apareció en la formación titular luego que no prosperara la frescura de Blanco y Negro, que intentó apelar a una tinterillada para que pudiera jugar Paredes. ¿Qué otra cosa podía esperarse si Gabriel Ruiz Tagle está a la cabeza de la concesionaria?

Dicen que el muchacho, de nombre Alexander, muestra rapidez en la juvenil alba. Esta vez no mostró nada de eso. Mucho menos habilidad y personalidad para pedir la pelota e involucrarse en el partido.

Salvo un disparo cruzado de Suazo, que se perdió por el otro poste, Colo Colo no produjo ofensivamente nada frente a un Huachipato que, sin ser un portento ofensivamente, al menos preocupaba bastante más.

El ingreso de Pinares en la segunda etapa, en reemplazo del inexistente Villanueva, tuvo el mérito de cambiarle el rostro a Colo Colo. Y es que el zurdo, uno de los jugadores más desordenados del fútbol chileno, fue al menos mucho más protagonista que el juvenil albo. Pedía la pelota, se mostraba, y con sus enganches, no siempre necesarios, no siempre productivos, desordenó a una retaguardia “acerera” que, hasta allí, no había tenido que preocuparse de nada.
Dicho claramente: el mayor mérito de Pinares, esta vez, fue haber desordenado al rival y no, como suele suceder, a su propio equipo.

Paulatinamente, el “Cacique” no sólo niveló el partido. Fue haciendo méritos para el empate, intentando equilibrar, de esa forma, un gol de Huachipato en que, más que mérito de Torres, había existido una falla grosera de Orión. Corría el minuto 36 cuando un pelotazo de Valenzuela permitió la escapada del panameño, que, abriéndose por la derecha, y viendo que no llegaba nadie acompañando, tiró el arco. El meta argentino, esta vez manitos de mantequilla, vio impotente cómo el balón se iba al fondo del arco luego que sus guantes no pudieron atraparlo.

Fue Opazo, el mejor jugador albo, quien en el minuto 60 puso justicia en el marcador. Y es que Huachipato, a esas alturas, se había diluido por completo. Un centro desde la izquierda, ejecutado por Suazo, encontró absolutamente destapado al lateral, quien, con tiro cruzado, la hizo llegar a las mallas.

A partir de ese momento, el partido quedaba absolutamente abierto. Con sus limitaciones, sin embargo, quedaba la impresión de que si un equipo podía
desnivelar, ese era Colo Colo. El fondo albo había ido ganando solvencia con el correr de los minutos, y ya ni Torres ni Parraguez llegaban con posibilidades.
El juvenil Morales había ingresado siete minutos antes cuando, tras agarrar la pelota en mitad de campo, y viendo al fondo “acerero” mal parado, emprendió veloz carrera hacia el área, buscando el apoyo de Barrios. Y la “Pantera”, en su única aparición de mérito de todo el encuentro, le devolvió una pared larga y precisa que lo dejó completamente solo. Morales eligió el primer palo en vez del disparo cruzado y frente a eso el meta Urra no pudo hacer nada.

Atesorando una victoria que Colo Colo necesitaba más que nunca, para no quebrar su peor record histórico de partidos sin ganar, Gualberto Jara, que estuvo en la banca alba frente a la suspensión que pesaba por sobre Tapia, cerró el partido, sacando al ecuatoriano Bolaños para hacer ingresar a Campos.

Tras el pitazo de Felipe González, hasta imaginamos que volvíamos a escuchar ese viejo grito de alerta en tiempos de periodismo romántico, cuando surgía una noticia que no se podía dejar pasar: “¡Paren las prensas…! Ganó Colo Colo”.

PORMENORES
Torneo Nacional. Fecha vigésimo novena.
Estadio: CAP, de Talcahuano.
Público: 5.293 espectadores.
Arbitro: Felipe González.

HUACHIPATO: Urra; Bizama (85’ Córdova), Pereyra, Huerta, N. Baeza (62’ Jopia); J. Martínez, Sepúlveda, Verdugo (67´ Urzúa), Valenzuela; Parraguez, Torres.
COLO COLO: Orión; Opazo, Zaldivia, Insaurralde, Suazo; C. Baeza, Carmona, Pavez (71’ Morales); Villanueva (46’ Pinares); Barrios y Bolaños (79’ Campos).
GOLES: Para Huachipato, Torres, a los 36’; para Colo Colo, Opazo a los 60’ y Morales a los 78’.
Tarjetas amarillas: En Colo Colo, Barrios y Pinares.