Parlamentarios pagan con fondos públicos mensajes en radio sobre Apruebo y Rechazo

Investigación de Ciper detectó que al menos ocho de los cerca de 15 congresistas que pagan por ser entevistados en radios regionales se refirieron al próximo Plebiscito, pero que, a pesar de estar prohibido, nadie lo supervisa.

A mediados de marzo de este año, el pleno de la Convención Constitucional aprobó que se incluyera en la propuesta de nueva Carta Magna el derecho al aborto. El día 19 de ese mes, el senador David Sandoval (UDI) criticó la medida en un programa de radio Santa María (Coyhaique) pagado con asignaciones parlamentarias: “Esa norma hoy día establece ninguna restricción y ninguna condición. En teoría, una persona puede estar embarazada y hasta el noveno mes podría estar haciéndose un aborto. Hasta el noveno mes. No tiene condiciones, no tiene regulación alguna”.

Consultado al respecto, el parlamentario confirmó que el espacio radial es pagado con recursos públicos, pero se defendió asegurando que “en que en el programa se habla, esencialmente, sobre temáticas que le interesan a la región y a la comunidad y cómo las trabajamos en el Parlamento (…). Cuando hemos hablado del plebiscito han sido temas tangenciales. He sido cuidadoso en no llamar a votar, sólo a informarse”.

Posteriormente, dice la nota de Ciper, Sandoval criticó el trabajo de los constituyentes (16 de julio), calificándolos de “grupos radicalizados que nos hicieron esta propuesta de Constitución” y días después aseguró que “esta propuesta de Constitución tiene esquemas que incluso escapan a la norma de lo que es nuestro propio país”.

Sandoval es uno de los parlamentarios que Ciper, a traves de una investigación, develó que utilizan recursos públicos para hacer campaña, ya sea por el Apruebo o el Rechazo.

La publicación de Ciper señala que revisaron la programación de radios de ocho regiones y detectaron que “al menos 15 parlamentarios pagan con dinero del Congreso Nacional para ser entrevistados o publicar sus mensajes, pero no hablan sólo de su trabajo legislativo. En las últimas semanas, ocho de ellos han ocupado este mecanismo para lanzar mensajes sobre el Apruebo y el Rechazo, aunque no llaman a votar directamente, por lo que no se les puede acusar de hacer campaña con recursos públicos. La mayoría de las emisoras no advierten a sus auditores que se trata de espacios pagados”.

La investigación, llevada a cabo por los periodistas Nicolás Massai , Benjamín Miranda y Paulina Toro, menciona, entre otros, al senador Felipe Kast, de Evópoli, quien el 21 de junio pasado difundió un mensaje en la radio Mirador de Temuco en el que afirmó que, de aprobarse la propuesta de Nueva Constitución, se permitiría el aborto hasta los nueve meses de embarazo, algo que no aparece en el proyecto que se someterá a la votación. Su equipo respondió que habían pagado del bolsillo del parlamentario.

Como Sandoval y Kast, son varios los congresistas que pagan por ser entrevistados en radios regionales, lo que está permitido, siempre y cuando se rindan esos gastos posteriormente.

La resolución vigente sobre uso de asignaciones prohíbe expresamente que dineros para difusión sean destinados a campañas políticas, agrega Ciper, publicando lo que dice este acápite: “El contenido de la difusión en ningún caso podrá corresponder a propaganda electoral (…) ni referirse, directa o indirectamente, a actividades vinculadas a una campaña electoral, sea propia o de un tercero”.

Los parlamentarios que en esta muestra aparecen comprando espacios de prensa con dinero público representan al PC, PS, UDI, RN, FRVS, dos independientes cercanos al PPD y uno al PS. De ellos, los que han emitido opiniones sobre el Plebiscito en estos espacios pagados con asignaciones parlamentarias son, al menos, los siguientes: Renzo Trisotti (UDI), Paulina Núñez (RN), Cristian Tapia (Ind-PPD), Carolina Tello (PC), Juan Manuel Fuenzalida (UDI), Daniel Núñez (PC), Fidel Espinoza (PS) y David Sandoval (UDI).

El problema, según Ciper, es que nadie estaría supervisando los mensajes radiales en los que, sin decirlo directamente, los parlamentarios hacen campaña para una de las opciones en el Plebiscito.