PDI revela telefonazo de ministra Vega a Héctor Llaitul tras su llamado al uso de armas

  • El contacto lo hizo una de sus asesoras y quedaron de seguir comunicándose vía WhatsApp. Días después, la secretaria de Estado habló de «presos políticos mapuche».

El 11 de mayo fue un miércoles agitado. Había presión para que el Gobierno decretara Estado de Excepción en la macrozona sur por sucesivos ataques y hechos de violencia. Esa jornada, el líder de la CAM, Héctor Llaitul, hizo un llamado al uso de armas ante el inminente anuncio de La Moneda para el despliegue de Fuerzas Armadas.

Pero eso no fue lo único que ocurrió ese día. Después de que el sitio Werkén Noticias divulgara esa entrevista a Llaitul, una asesora de la ministra de Desarrollo Social, Jeanette Vega -designada para el diálogo por la paz en la macrozona-, tomó el teléfono y llamó al dirigente mapuche.

El llamado, que fue registrado por la Policía de Investigaciones y divulgado este jueves por Ex-Ante, es el siguiente:

Héctor: Aló.

Tania: Hola, buenas tardes, ¿don Héctor Llaitul?

Héctor: Sí, con él.

Tania: Hola, mi nombre es Tania Santis, yo trabajo con la ministra de Desarrollo Social, Jeanette Vega.

Héctor: Ya…

Tania: Ella me pidió (ver) la posibilidad de contactarlo y ver la posibilidad de poder tener una conversación en este momento con usted, por teléfono.

Héctor: A ver, a ver, a ver, ¿y cómo consiguió mi número?… ¿Usted o la ministra?

Tania: Ah, le pregunté a una persona que conocía yo en la zona, pero nada especial, no…

Héctor: Me entrega ese dato, me habla por WhatsApp y ahí lo veo.

Tania: Ya, perfecto. Cómo no. Gracias.

Lo más grave vino días después. El domingo siguiente, la ministra Vega habló en una entrevista en Tolerancia Cero de CNN, de la existencia de «presos políticos mapuche», lo que le significó una serie de críticas, incluso desde el oficialismo. Sus dichos fueron cuestionados hasta por La Moneda y finalmente la ministra se retractó en una publicación en Twitter durante la madrugada del lunes.

Eso no fue lo único. El Gobierno -tras las declaraciones de Llaitul- descartó en varias ocasiones iniciar acciones legales en su contra. «No perseguimos ideas ni declaraciones. El Gobierno persigue delitos», dijo el Presidente de la República, Gabriel Boric, apenas una semana después de ese 11 de mayo.

Antes de asumir como ministra del Interior, Izkia Siches, y mientras se realizaban coordinaciones en la denominada «Moneda chica», dijo que el Gobierno estaría por dialogar con todos los grupos, incluida la Coordinadora Arauco Malleco. Días más tarde, la misma Siches aclaró y dijo que sólo se relacionarían con aquellos sectores dispuestos al diálogo pacífico.

Conocidos estos nuevos antecedentes, parte de la oposición salió a pedir la salida de Vega: «La ministra debe renunciar hoy a su cargo, por su evidente complicidad con el principal terrorista de nuestro país», emplazó el diputado UDI, Henry Leal.

«Querer conversar por teléfono con él, después hablar de presos políticos, de otorgar beneficios penitenciarios a condenados mapuche, de retirar querellas y oponerse a querellarse contra Llaitul, denota que a este Gobierno le causan simpatía los grupos radicalizados», dijo el jefe de bancada de RN, el diputado Andrés Longton.