Perú castigará con hasta 30 años de cárcel a ladrones de celulares

El ministro del Interior reconoce que la sanción es exagerada, pero dice que así bajará notablemente la incidencia de ese tipo de delito.

Por EL ÁGORA / Fotos: AGENCIAS

El gobierno peruano promulgó un decreto legislativo que condena hasta con 30 años de cárcel el robo de teléfonos celulares, con el objetivo de “atacar toda la cadena delictiva, desde el que roba hasta el que comercializa el dispositivo”, según explicó el ministro del Interior, Vicente Romero.

“Estamos atacando toda la cadena completa: el que roba, el que compra, el que comercializa y el que desbloquea equipos. La medida será efectiva y segura. Muchos hablan de que probablemente sea una exageración. Por supuesto que lo es. Pero la oferta y la demanda de robo de celulares, estoy seguro, decrecerá”, dijo Romero.

El decreto donde se detallan los cambios en el Código Penal fue publicado la noche del 18 de octubre en el diario oficial El Peruano y fue promulgado al amparo de las facultades legislativas dadas por el Congreso para legislar en materia de seguridad ciudadana.

La norma indica que el robo del “equipo terminal móvil, teléfono celular, equipo o aparato de telecomunicaciones, red o sistemas de telecomunicaciones u otro bien de naturaleza similar” se condenará con una pena privativa de libertad no menor de 12 ni mayor de 20 años. Y si el robo se comete utilizando material o artefactos explosivos, así como vehículos, la pena privativa de libertad será no menor de 20 ni mayor de 30 años.

La pena también será de esa duración cuando se causen lesiones físicas o mentales a la víctima, si se deja a la víctima o a su familia en grave situación económica o si se abusa de la incapacidad física o mental de la víctima. También si se realiza tras el empleo de drogas, insumos químicos o fármacos contra la víctima.

Además, se incluye la adquisición, venta y compra de estos aparatos una vez que han sido sustraídos. “Es una clara advertencia para todos aquellos que roban celulares, compran celulares, inclusive los que adulteran los aparatos, también serán sancionados, y la receptación, de igual manera, con hasta 12 años de cárcel. Entonces, ¿quién querrá un celular robado?”, preguntó Romero.

Romero está convencido de que estas “medidas importantes, duras y drásticas” van a disminuir el robo de celulares.