Piden apurar instalación de inhibidores de señal en todas las cárceles de Chile

El senador Francisco Chahuán sostuvo que hablar del fin de la fase de instalación de la tecnología en sólo tres penales del país revela una lentitud abismante.

Por CRISTIÁN CARRIÓN N. / Foto (referencial): ARCHIVO

El 21 de julio del 2016 el senador Francisco Chahuán presentó un proyecto de acuerdo en el que solicitaba a los ministerios de Justicia y de Transportes y Telecomunicaciones dictar un reglamento que inhibiera las señales telefónicas al interior de las cárceles de nuestro país, de manera de limitar la ocurrencia y seguidilla de estafas telefónicas, «cuentos del tío» y delitos que se estaban generando desde los recintos penitenciarios.

A esto se fueron sumando peticiones de agrupaciones de víctimas, parlamentarios y diversas autoridades.

El 2021, la propia Subsecretaría de Prevención del Delito elaboró un informe que establecía el considerable aumento de extorsión, tráfico de drogas, estafas y otros delitos cometidos con la coordinación de bandas organizadas al interior de los penales del país.

En esa fecha, ya se anunciaba la intervención de seis de estos establecimientos: Acha en Arica, Huachalalume en La Serena, la cárcel de Valparaíso, y Santiago I, Colina I y Colina II en la Región Metropolitana.

No obstante, el ministro de Justicia, Luis Cordero, reconoció en estos días que terminó la fase de instalación de inhibidores en tres cárceles de Chile, lo que a juicio del senador RN “es demasiado lento”.

“Si se hubieran instalado cuando lo pedimos, más de la mitad de las estafas y delitos cibernéticos se podría haber evitado. El actuar lento de varios gobiernos ha sido el responsable que miles de familias chilenas hayan sido víctimas. Decir que tres cárceles en Chile están comenzando a instalar inhibidores, parece de verdad una burla”, indicó el parlamentario.