Policía brasileña investiga millonarias estafas cometidas por pastores evangélicos

Más de 50 mil personas denunciaron que fueron timadas por un grupo de inescrupulosos que se aprovecharon de sus creencias religiosas.

Por EL ÁGORA / Fotos: AGENCIAS

La Policía de Brasil investiga una trama de timo montada por decenas de pastores evangélicos que habrían estafado a más de 50 mil personas aprovechándose de sus creencias religiosas.

Los agentes tienen en carpeta dos órdenes de prisión preventiva, 16 más de búsqueda y registro contra los responsables acusados de estafa, lavado de dinero y falsificación documental, entre otros delitos, explicó en un comunicado la Policía Civil de Brasilia, la capital brasileña.

La investigación es llevada por la Policía, que ya ha detenido a algunos de los pastores involucrados la trama de corrupción.

La operación, denominada “Falso Profeta” también incluye el bloqueo de bienes por un valor no precisado y la prohibición contra los acusados de acceder a las redes sociales.

La organización criminal, compuesta por unas 200 personas, movió 156 millones de reales (unos 30 millones de dólares) en los últimos cinco años a través de unas 40 empresas pantalla y más de 800 cuentas sospechosas.

El entramado utilizaba las redes sociales para convencer a las víctimas de invertir sus ahorros en operaciones financieras y proyectos humanitarios falsos, con la promesa de retornos inmediatos astronómicos.

La Policía Civil de Brasilia encabeza las pesquisas.

Una de las promesas era que, a cambio de una inversión inicial de sólo 25 reales, los participantes podían recibir hasta “un octillón” (10 elevado a 48) de reales de beneficios.

Muchas de las víctimas son personas que atendían los cultos de los pastores evangélicos investigados, quienes les aseguraban que habían sido elegidas por Dios para recibir “bendiciones” en forma de sumas millonarias.

Los responsables del esquema también invocaban una teoría conspiratoria conocida como Nesara Gesara, que hace referencia a un conjunto de políticas económicas disruptivas que habrían sido aprobadas de forma secreta en el Congreso de Estados Unidos en los años ’90, pero jamás implementadas.

En diciembre pasado, la Policía detuvo a un “influencer” del grupo, después de haber utilizado un documento falso en una sucursal bancaria con el que afirmaba estar en posesión de un crédito de 17 mil millones de reales (unos 3.500 millones de dólares).