Policía italiana detiene luego de 30 años de búsqueda al jefe de la Cosa Nostra siciliana

Se trata de Matteo Messina Denaro, quien se fugó tras haber sido condenado a varias cadenas perpetuas por una serie de atentados que, en 1993, remecieron a Italia.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

Matteo Messina Denaro, sindicado como “capo” de los “capos” de la mafia italiana Cosa Nostra, fue detenido en Palermo tras una búsqueda que se prolongó por 30 años.

Pascuale Angelosanto, general de Carabineros, policía que logró la detención de Messina, informó que «hoy, 16 de enero de 2023, los carabineros del Grupo Operativo Especial del Comando territorial de la región de Sicilia, en el marco de la investigación coordinada por la fiscalía de Palermo, arrestaron al fugado Matteo Messina Denaro, dentro de un recinto sanitario al que había acudido para someterse a tratamiento médico».

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, confirmó la detención del criminal, lo que calificó como «una gran victoria para el Estado». Agregó que “esto demuestra que el Estado no se rinde ante la mafia».

Meloni destacó que el arresto se produjo el día después del aniversario de la detención hace 30 años de Totó Riina, otro jefe del crimen organizado.

La primera ministra agradeció a «las fuerzas policiales y, en particular, a los Carabineros, a la Fiscalía Nacional Antimafia y a la Fiscalía de Palermo por la captura del Matteo Messina, a quien calificó como “un fiel exponente de la mafia italiana».

El jefe de la Cosa Nostra, la mafia siciliana, padecía cáncer de colon y tenía metástasis en el hígado por las que se sometía a ciclos periódicos de tratamientos de quimioterapia. Para despistar, usaba el apellido Bonafede, indicaron fuentes de la clínica. Cuando fue detenido, no estaba postrado en cama, sino sometiéndose a sus exámenes médicos.

La captura del mafioso, con varias condenas a cadena perpetua por los atentados de la Cosa Nostra de 1993, además de numerosos homicidios, llega tras la intensificación de las investigaciones llevadas a cabo por los fiscales de Palermo, Maurizio de Lucia, y el fiscal adjunto Paolo Guido.

Nacido en Castelvetrano, en la provincia siciliana de Trápani, Messina Denaro hoy tiene 60 años y debe cumplir varias condenas de por vida por los atentados de 1993 en Florencia, Roma y Milán, en los que murieron diez personas.

También se le considera el cerebro de las bombas que provocaron la muerte de los dos magistrados antimafia en 1992, Paolo Borsellino y Giovani Falcone, la esposa de éste, Francesca Morvillo, y ocho agentes de la escolta.

Fue justo después de estos atentados cuando Messina Denaro desapareció y, tras la detención de Riina y Provenzano, se consideró que seguía manejando a la Cosa Nostra desde un paradero desconocido.

A pesar de ser el hombre más buscado de Italia, esto no le impidió viajar a Barcelona, España, para operarse de la vista, como han demostrado varias investigaciones.