“Pollo” Véliz: “El recién designado ministro del Deporte es como Salah, un hombre corcho”

Acostumbrado desde siempre a decir las cosas tal y como las piensa, el ex puntero izquierdo de la Roja y de los mejores Colo Colo y Unión Española que registra la historia, no apeló a los eufemismos a la hora de abordar temas sensibles en el programa La Tribuna, de Radio Inicia.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

Fiel a su estilo, frontal y poco amigo de los eufemismos, Leonardo “ Pollo” Véliz, ex seleccionado nacional mundialista, e integrante de los mejores Colo Colo y Unión Española que se recuerdan a través de la historia, fue implacable a la hora de abordar los temas que se pusieron sobre la mesa en el programa La Tribuna, de Radio Inicia, de este viernes 17.

Consultado por la designación de Jaime Pizarro como ministro del Deporte, Véliz dijo que “Pizarro es un tipo al que hay que felicitar, porque no cualquiera está bien con todo el mundo. Yo lo defino como un ‘hombre corcho’, porque nunca ni bajo ninguna circunstancia él se va a hundir. Está siempre bien con todos, porque nunca se juega, nunca arriesga juicios y es un pusilánime de primera. Tengo un amigo que un día, conversando precisamente acerca de Jaime Pizarro, me dijo que no debieran decirle más el ‘Kaiser’, que más bien debieran decirle el ‘Gato’, porque como lo tiren y desde donde lo tiren, siempre cae parado. Pero para todo el mundo alguien así es un caballero. Si se habla de ‘Gato’, me quedo con el ‘Gato’ Gamboa, que en dictadura estuvo preso y hasta fue torturado, pero él se mantuvo firme en sus principios y murió de viejo, pero muy digno”.

El “Pollo” agregó que “podrán decir que hablo de envidia, pero aclaro de inmediato que no le tengo envidia a él ni a nadie. A estas alturas de mi vida no tengo aspiraciones políticas ni deportivas. Sólo quiero decir que le celebro la astucia que tiene para ubicarse siempre bien y con todo el mundo. ¡Mójate el potito alguna vez, Pizarro…! Declárate de izquierda o de derecha, pero juégate alguna vez por algo, que tampoco es pecado”.

-¿Se parece en eso a Arturo Salah?

“Es la mejor analogía que se puede hacer respecto de estos dos personajes. Efectivamente, son muy parecidos, cortados por la misma tijera. Les hace la ropa el mismo sastre. Los dos pertenecen al club de los ‘hombres corcho’”.

-¿Qué te parece lo de Eduardo Berizzo al mando de la Selección Chilena?

“Para mí, a pesar de los partidos que ya ha dirigido, y donde hasta ahora no ha podido ganar, Berizzo es un completo enigma. ¿Cuál es su proyecto? ¿Cuál su idea de juego para el equipo? No lo sabemos, porque después de meses de haber asumido sigue sin hablar con la prensa. A lo mejor la prensa farandulera tiene mucho que ver con esta nueva actitud, en el sentido de que se quiere proteger a los protagonistas de gente que no sabe o que, como sabe que no sabe, opta por el cahuín y por inventar problemas que no existen. No creo que, a estas alturas de la sociedad y del fútbol, volvamos a tener un Juan Pinto Durán de puertas permanentemente abiertas para el periodismo, como fue antes. Pero claramente tampoco es bueno ni útil para nadie el que nos hayamos ido al otro extremo”.

-A Berizzo ni siquiera se le puede preguntar, por ejemplo, por qué nomina como a tres o cuatro jugadores que actúan como lateral derecho y deje fuera a Matías Fernández, que con el Independiente del Valle fue campeón de la Copa Sudamericana y luego de la Supercopa, superando a Flamengo.

“Claro, y ese es sólo un ejemplo. ¿Por qué sigue convocando jugadores que definitivamente no han dado el ancho las veces que fueron llamados a jugar? De repente queda la impresión de que basta haber cruzado la Cordillera para ganarse una nominación. Todo es un enigma, un secreto, porque no existe la posibilidad de diálogo”.

Agregó el “Pollo” Véliz:

“Creo que a Berizzo lo están esperando para cuando comiencen las clasificatorias. Por supuesto que sacarlo antes de eso sería una tontería. Su crédito se va a incrementar o agotar de acuerdo a cómo vayan saliendo los resultados. Pero el fútbol es tan generoso y a veces imprevisto que, de repente, la Roja les gana a los uruguayos en el Centenario y Berizzo pasa de cuestionado a héroe”.