Un buzo con talla femenina: por qué el técnico Letelier tiene los días contados en la Selección

Una denuncia que se investiga y los cuestionamientos de la capitana Endler y las jugadoras tras el Mundial dejaron sin respaldo al entrenador y ahora la ANFP estudia una salida diplomática al conflicto…

Por Camilo Rey

Los pasillos y canchas interiores de Quilín hacen rodar fábulas, historias y especulaciones donde asoman personajes y episodios resonantes del fútbol chileno. Muchas de ellas no traspasan el nivel de la informalidad -aunque otras sí acaban siendo validadas por la justicia, como la de Sergio Jadue- y en ese marco el fútbol femenino protagoniza muchas que toman forma desde fines de 2009, cuando Harold Mayne Nicholls le da vida a la actividad de las mujeres con la organización del Mundial y la estructuración de una liga seria.
Con el impulso que alcanzó la selección femenina al amparo del Mundial de Francia y la consolidación de Cristianne Endler como su único emblema internacional, la “Roja” obtuvo más espacio en los medios -sin lograr sin embargo aún un verdadero desarrollo-, y generar planos de influencia que antes eran nulos a causa del machismo cultural y el “modelo patriarcal” que enarbolan como consigna las líderes del feminismo.
En el propio Mundial de Francia, que desnudó la distancia entre Chile y los demás protagonistas de la actividad, asomaron las primeras críticas a un hecho cuestionable según los tiempos: que el ex arquero colocolino sea el técnico de una selección de mujeres.
Varias jugadoras criticaron sus planteamientos e incluso los cambios durante los partidos y esa señal dejó claro que el camarín ya no bendecía la presencia del entrenador.
Incluso, el archivo muestra declaraciones de Endler -equivalente por su trascendencia e influencia a Claudio Bravo en la “Roja”- cuestionando las decisiones del jefe. Algunos señalaron como una evidente derrota en el “gallito” del DT con la arquera el que la volante Marías Francisca Mardones volviera a ser sorpresivamente nominada después de ocho años en que no fue considerada por rendimiento…
Como sea, tras la vuelta a la “oscura vida radiante” de las seleccionadas, -excepto Tiane, nominada a mejor portera del mundo- los ruidos subterráneos continuaron en el entorno de Quilín, hasta que la representante de la asociación de mujeres futbolistas y el presidente del SIFUP, Gamadiel García, llegaron a la oficina del titular de la ANFP con una grave acusación, que dejó a Letelier con los días contados, sobre todo por el tono de la dura denuncia que apuntaba directo al corazón de los temas más lacerantes de hoy en la opinión pública: machismo y acoso laboral.
El técnico, de seguro, lo veía venir. Y trató de desenredar una madeja demasiado compleja: “Lo único extraño que ocurrió es que durante el Mundial una jugadora recibió mensajes que supuestamente eran de mi esposa. El tema lo abordé de inmediato, me enteré de qué se trataba y traté de solucionarlo”, indicó José Letelier.
“Ofrecí las disculpas del caso a la futbolista por lo que pudiera haberle correspondido si el hecho hubiese sido cierto. Fue algo que no se condice con las acusaciones formuladas”, agregó. “Fue un mensaje desafortunado. Primero tenía que cerciorarme si tenía que ver con alguna persona cercana a mí y que afectaba a la relación matrimonial. En ese contexto fue abordado y solucionado, y no guardaba ninguna relación con un hecho que pudiese haber generado estas acusaciones sobre mí. La jugadora, yo, y la persona involucrada, lo tenemos claro”, finalizó.
Al fin, la experiencia de la española Marta Tejedor durante un largo período tampoco fue fácil y a su salida también criticó la “difícil relación con el vestuario y cierta falta de profesionalismo”. Como sea, el perfil intachable de Letelier -múltiple campeón con Colo Colo en el torneo casero- quedó en serio cuestionamiento, y mientras la ANFP deja correr el tiempo bajo el eufemismo de una “investigación”, los pasillos de Quilín rumorean que sus días están contados y que el próximo buzo de DT ya se pidió con talla de mujer…