¿Por qué los barristas atacaron al gerente y la U confirmó a Caputto hasta final de año?

Sergio Vargas ratificó la permanencia del DT interino hasta el término del torneo, mientras que el club va a la Justicia por el ataque a su ejecutivo.

Por esos insondables azares del destino que –según la dudosa interpretación de algunos hinchas metafísicos- tienen a la U luchando por escapar del descenso, el mismo día que una turba de presuntos integrantes de Los de Abajo atacó al actual gerente del club, una decisión directiva confirmó en su cargo al técnico Hernán Caputto hasta fines de temporada.
La conversación o sondeo de los representantes azules con el entrenador uruguayo Martín Lasarte no prosperó, luego de que el ex DT campeón con los azules no aceptara negociar un contrato por sólo los cuatro meses que restan de este año. “En esas condiciones no hay mucho que hablar”, comentó Lasarte a sus cercanos, desilusionado de la opción que se le abrió después de cerrar su ciclo en Egipto.
Como sea, fue el actual director deportivo Sergio Vargas quien informó de la continuidad de Caputto al frente del plantel: “Luego de ese plazo, él volverá a ser el jefe de menores del club”, precisó Vargas, sin aclarar si el «empujón» que le dio Sebastián Ubilla en una reciente conferencia de prensa habría presionado la determinación. “Con Hernán estamos trabajando muy bien, es un técnico que sabe mucho… Queremos que se quede”, expresó Ubilla, con la misma emoción y adhesión que los jugadores demostraron cuando salieron a apoyar antes al defenestrado Alfredo Arias.
Por otra parte, Azul Azul y su presidente, José Luis Navarrete, interpondrán acciones legales contra los responsables del ataque al domicilio de los padres del gerente general de la entidad, Felipe de Pablo, en la calle Gabriela de Puente Alto. No sólo rompieron los vidrios de la casa y de los vehículos de la familia, sino que además lanzaron una corona amenazante con la firma de la barra de Los de Abajo, que tradicionalmente estuvo al alero de la misma institución. Precisamente ese aparente distanciamiento y un debilitamiento en el apoyo que antes brindaba la entidad a la barra habría sido uno de los motivos de la injustificable agresión al funcionario azul.

Dentro de ese panorama convulsionado, la U enfrenta este domingo a Católica en un Clásico que puede refrendar el poderío del puntero y candidato a campeón o, en su defecto, demostrar cuánto sabe realmente el técnico azul interino y de verdad cuánto también lo quieren los jugadores, como juramentó Ubilla.