Portugal: curas pederastas abusaron de aproximadamente 5 mil niños

A una cifra cercana llegó una comisión creada por la Conferencia Episcopal, y que investigó casos a partir de 1950. La gran mayoría de esos delitos, sin embargo, están prescritos.

Por EL ÁGORA / Foto (referencial): ARCHIVO

La Iglesia Católica de Portugal, siguiendo una poco honrosa tendencia mundial, se está viendo afectada por los mismos escándalos de abusos y de pederastia cometidos por sus sacerdotes a través de todo el mundo.

Una comisión, creada por la Conferencia Episcopal, tras una larga investigación concluyó que cerca de cinco mil menores de edad fueron abusados sexualmente por sacerdotes y otros miembros del clero católico de Portugal.

La comisión investigó casos desde 1950 en adelante, y pudo concluir que gran parte de los abusos fueron cometidos entre los años 1960 y 1990.

El informe, elaborado por un equipo a cargo del siquiatra infantil Pedro Strecht, fue entregado al presidente de la Conferencia Episcopal Portuguesa, el obispo de Leiria-Fátima, José Ornelas.

Los expertos investigaron durante un año los abusos, logrando validar 512 testimonios de víctimas, aunque admiten que el “mínimo” supera los 4.815. “No es posible cuantificar el total de crímenes”, afirmó Strecht.

Del total de las denuncias recibidas, la comisión envió a la Justicia sólo 25 casos, ya que la mayoría están prescritos. De igual manera, el equipo está preparando una lista con los abusadores todavía en activo, la que será enviada a la Fiscalía a la brevedad.

Entre las conclusiones del informe se destaca que la mayoría de las víctimas fue abusada más de una vez y alrededor de un tercio sufrió abusos durante al menos un año. El grueso de los afectados comenzó a sufrir abusos entre los 10 y 14 años, aunque la edad media apenas supera los once.

Asimismo, casi el 60% vivía con sus padres y pocos revelaron lo que estaba ocurriendo. En promedio tardaron diez años en contar lo que les sucedió y más de una cuarta parte apenas se atrevió a hablar cuando se puso en marcha esta investigación, en enero del pasado año