Puch empantanó a Huachipato

Luego de convertir un gol en el primer tiempo, anulado por discutible mano, y de enviarla al vertical en el complemento, el iquiqueño aprovechó el lodazal que había en la cancha del CAP y anotó el único tanto en un partido que le sirve a Católica para confirmar su condición de líder. El encuentro, que inexplicablemente no fue suspendido por Gamboa, se jugó en condiciones anormales.

El partido disputado en la inundada cancha de Huachipato inmediatamente trajo a la memoria de muchos la lucha bajo la lluvia y prácticamente sobre una laguna que se vivió en la fase final de la Copa América organizada en nuestro país en 1991. Por el contexto, se puede entender la decisión tomada en la oportunidad por el uruguayo Ernesto Filippi de jugar a pesar de que el balón se quedara empantanado en cada intento de jugada. Pero en un torneo de largo aliento, se hace incomprensible que Gamboa decidiera no suspender.
Y el terreno de juego dejó un damnificado: Benjamín Kuscevic. El central de Católica llegó tarde a una jugada y producto del deslizamiento en una superficie jabonosa debió dejar la cancha por lesión, cuando apenas se jugaban 24 minutos.
Si bien los dos equipos se entregaron al máximo en cada jugada, luchando en un terreno peligroso para la integridad física de los futbolistas, fue Católica la que entendió mejor cómo se debía jugar, o mejor dicho, cómo se podía ganar. Saltándose siempre el mediocampo con pelotazos largos, y alejando lo más pronto posible el balón del área propia, la UC supo generar más peligro que el equipo “Siderúrgico”.
En un partido de muy pocas llegadas a los arcos, por las condiciones de la superficie, fue Católica –de la mano de Edson Puch- el cuadro que siempre estuvo más cerca de la apertura de la cuenta. El iquiqueño anotó un gol que fue anulado porque Gamboa apreció una mano extremadamente discutible. Y en el complemento, el propio jugador estrelló un tiro en el vertical.
Pero la tercera sería la vencida, después de que Aued enviara el balón al área para que -aprovechando el pantano- ocurriera cualquier cosa. Y luego de un despeje fallido de Pereyra, el balón se frenó en el punto penal y ahí más despierto que todos apareció Puch para darle la victoria a la UC (`63).
Luego de eso Huachipato tuvo sus dos únicas llegadas en el partido: un hermoso remate de Urzúa que devolvió el travesaño, y un cabezazo desviado por Dituro luego de un tiro libre sancionado erróneamente por Gamboa, que estimó como devolución al arquero una intervención de Lanaro.
Católica pudo haber anotado otro tanto, pero la cancha –esta vez- le jugó una mala pasada a Fuenzalida que se fue solo en demanda del arco. Pero el balón se detuvo en una de las tantas pozas que a esas alturas tenía el área “Acerera”.
Un triunfo valiosísimo para Católica, que en siete días tendrá que jugar nuevamente en la Octava Región, ante la Universidad de Concepción que entrará a la cancha como colista del campeonato. Se medirán los dos extremos de la tabla, esperemos que sin pantanos.

Pormenores
Estadio CAP de Talcahuano
Público: 3.372 espectadores controlados
Árbitro: Eduardo Gamboa

Huachipato (0): Urra; Córdova, Pereyra, Rojas, Baeza; Sebastián Martínez (86′, Valenzuela); Succar, Barrientos, Sepúlveda, Cris Martínez (71′, Urzúa); Blondell (55′, Sánchez Sotelo).
DT: Gustavo Atilano.

U. Católica (1): Dituro; Magnasco, Kuscevic (24′ Lanaro), Huerta, Cornejo; Aued, Saavedra, Pinares; Fuenzalida, Sáez, Puch (81′, Fuentes).
DT: Gustavo Quinteros.

Goles: 0-1, 63′, Puch (UC).

Tarjetas amarillas: Córdova, Sepúlveda y S. Martínez (HUA); Lanaro y Gustavo Quinteros (UC).