Realizan primera transfusión con sangre artificial

Investigadores británicos transfundieron sangre cultivada en un laboratorio a voluntarios sanos.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

En un ensayo clínico histórico que según los investigadores podría mejorar significativamente el tratamiento de personas con trastornos sanguíneos y tipos extraños de sangre, dos pacientes del Reino Unido recibieron dosis minúsculas -equivalentes a unas cuantas cucharaditas- de sangre cultivada en un laboratorio.

El experimento, que ahora se ampliará a 10 pacientes a lo largo de varios meses, pretende estudiar la duración de las células cultivadas en laboratorio en comparación con las infusiones de glóbulos rojos estándar.

Los investigadores afirman que el objetivo no es sustituir las donaciones normales de sangre humana, que seguirán constituyendo la mayor parte de las transfusiones. Pero la tecnología podría permitir a los científicos fabricar tipos de sangre muy raros, que son difíciles de obtener, pero que son vitales para las personas que dependen de las transfusiones de sangre regulares para enfermedades como la anemia de células falciformes.

Ashley Toye, académico de la universidad inglesa de Bristol, declaró en un comunicado que la prueba clínica “es un gran paso hacia fabricar sangre a partir de células madre”, aunque precisa que se necesitarán más estudios para verificar la viabilidad del proceso.

Hasta ahora, dos personas han recibido transfusiones en el llamado estudio Restore, que implica a varias universidades y organizaciones sanitarias británicas.

Ambas personas fueron controladas de cerca y no se detectaron efectos secundarios adversos, señala el comunicado.

Los investigadores señalan que, si se comprueba que las células sanguíneas cultivadas en el laboratorio duran más en el cuerpo, “es posible que los pacientes que necesitan sangre regularmente no requieran transfusiones con tanta frecuencia”.

Las células sanguíneas se elaboraron a partir de células madre de donantes reclutados de la base de datos del Servicio Nacional de Salud (NHS, en inglés) del Reino Unido.

Los autores mantienen que el cultivo de glóbulos rojos podría “revolucionar los tratamientos para las personas con trastornos sanguíneos como la anemia drepanocítica o con tipos de sangre inusuales”.

“Esta investigación sienta las bases para la fabricación de glóbulos rojos que puedan utilizarse con seguridad para transfundir a personas con trastornos. La necesidad de donaciones de sangre normal para proporcionar la gran mayoría de la sangre seguirá existiendo. Pero el potencial de este trabajo para beneficiar a los pacientes difíciles de transfundir es muy significativo”, dijo el doctor Farrukh Shah, director médico de Transfusión del NHS Blood and Transplant, uno de los colaboradores del proyecto.

La investigación fue llevada a cabo por investigadores de Bristol, Cambridge y Londres, así como por NHS Blood and Transplant.