Regresan astronautas chinos que preparan estación espacial

Cinco hombres y una mujer estuvieron trabajando seis meses en el espacio.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Fotos: TWITTER

Tres astronautas chinos aterrizaron el domingo en un desierto del norte del país luego de permanecer seis meses trabajando para completar la construcción de la estación Tiangong, símbolo del ambicioso programa espacial del país, informó la televisión estatal.

Una cápsula que transportaba al comandante Chen Dong y a la astronauta Liu Yang y al oficial Cai Xuzhe aterrizó en un lugar del desierto de Gobi, en el norte de China, informó la Televisión Central China.

Antes de partir, coincidieron durante casi cinco días con otros tres compañeros que llegaron el miércoles en la misión Shenzhou-15 para su propia estancia de seis meses, lo que supone la primera vez que China tiene seis astronautas en el espacio al mismo tiempo. El tercer y último módulo de la estación se acopló a ella este mes.

El domingo, los astronautas fueron sacados de la cápsula por trabajadores médicos unos 40 minutos después del aterrizaje. Todo eran sonrisas y parecían estar en buenas condiciones, saludando alegremente a los trabajadores en el lugar de aterrizaje.

“Me siento muy afortunado de haber sido testigo de la finalización de la estructura básica de la estación espacial china, tras seis meses de trabajo y satisfacción en el espacio… Como los meteoritos, regresamos al abrazo de la patria”, dijo Chen.

Liu, la astronauta, dijo que se emocionó al ver a sus familiares y a sus compatriotas.

La cápsula del Shenzhou-14 a su retorno a China.

Los tres formaban parte de la misión Shenzhou-14, lanzada en junio. Tras su llegada a Tiangong, Chen, Liu y Cai supervisaron cinco encuentros y acoplamientos con varias naves espaciales, incluida una que transportaba el tercero de los tres módulos de la estación.

También realizaron tres paseos espaciales, transmitieron una conferencia científica en directo desde la estación y realizaron diversos experimentos.

La estación Tiangong forma parte de los planes oficiales chinos para una presencia humana permanente en órbita. China construyó su propia estación tras ser excluida de la Estación Espacial Internacional, en gran parte debido a las objeciones de Estados Unidos por los estrechos vínculos de los programas espaciales chinos con el Ejército Popular de Liberación, el brazo militar del Partido Comunista en el poder.

Con una vida útil de entre 10 y 15 años, Tiangong podría ser algún día la única estación espacial que siga funcionando si la Estación Espacial Internacional se retira a finales de la década, como se espera.