River Plate alza la voz y le pide explicaciones a la Conmebol

En reunión con el presidente del organismo rector del fútbol sudamericano los directivos del club argentino le dieron a conocer su molestia por el arbitraje del chileno Roberto Tobar.

POR BRUNO CORDERO / FOTO: EFE

Los dirigentes de River Plate se juntaron con el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, en Córdoba, para demostrar su descontento con la actuación del árbitro chileno Roberto Tobar y sus colaboradores del VAR, los brasileños Rafael Traci y Braulio da Silva Machado, en el encuentro ante Vélez Sarsfield que los eliminó de la Copa Libertadores.

En aquella oportunidad Roberto Tobar anuló, con la ayuda del VAR, lo que hubiera sido el gol del empate de la serie, por una mano discutible del autor del gol, Matías Suárez. El partido válido por los octavos de final del torneo subcontinental terminó 0 a 0, clasificando Vélez por el 1-0 en el encuentro de ida. Si Tobar validaba el tanto de Suárez, todo podría haber terminado en una definición por penales.

Según los dirigentes del club con la banda de sangre, Rafael Traci incumplió la norma establecida en el reglamento, ya que si el VAR considera que hay una mano antes del gol, se anula directamente, no precisa la interpretación del árbitro central y no debe ser llamado, debido a que no es una jugada interpretativa.

Jorge Brito, presidente de River Plate, señaló que lo de Tobar fue “un error grave” y, ante el pronunciamiento del VAR, fue tajante: “No puede usar el reglamento cada uno como quiere. El VAR es bidireccional, pero es una herramienta, no la máxima autoridad arbitral”.

Brito, además, dice que la reunión que sostuvo con la máxima autoridad de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, fue para que “estas cosas no pasen más” y para que le den respuestas sobre lo ocurrido.

En el club argentino están molestos, además, con el chileno Roberto Tobar, al que apuntan que le faltó personalidad para imponer su criterio, ya que en varias oportunidades durante su contacto con los árbitros a cargo del VAR, señaló que, a su juicio, el gol era válido, pero, al final, se dejó llevar por la opinión de los jueces brasileños.

Por otra parte, hay que hacer notar que el árbitro Rafael Traci venía de cumplir una suspensión Brasil por su desempeño en el partido Internacional-Botafogo, el pasado 19 de junio en el estadio Beira Río de Porto Alegre.

Según la prensa brasileña, Traci «comandó desastrosamente el VAR» en el partido que Botafogo ganó por 3-2, influyendo sobre el árbitro central para que cobrara un penal a favor de Inter y expulsara a un defensor del rival, decisiones que provocaron mucha polémica a pesar de la revisión de las imágenes.