Roland Garros: se retiró Djokovic y Sinner es el nuevo número uno

Una lesión en la rodilla derecha sacó del torneo al vigente campeón del Grand Slam parisino. En tanto, el italiano, que derrotó a Dimitrov y avanzó a semifinales, ascendió al primer lugar del ranking.

Por SERGIO RIED / Foto: AGENCIAS

El serbio Novak Djokovic perdió su condición de número uno del mundo y de campeón vigente de Roland Garros, luego de que una resonancia estableciera que la lesión sufrida en su partido contra el argentino Francisco Cerúndolo (27°), es un desgarro del menisco medial de la rodilla derecha.

En el circuito se comenta que la programación, afectada por las lluvias y responsabilidad de la ex tenista francesa y desde el 2021 la directora del torneo, Amélie Mauresmo, propició la lesión del serbio, pues no tuvo suficiente descanso entre su extenso partido ante el italiano Lorenzo Musetti (30°) y el que lo enfrentó a Cerúndolo.

Los eternos y encarnizados triunfos en cinco sets de Novak Djokovic ante Musetti (7-5, 6-7, 2-6, 6-3 y 6-0) y el argentino Francisco Cerúndolo (6-1, 5-7, 3-6, 7-5 y 6-3), le pasaron la cuenta a Djokovic, que a sus 37 años no pudo recuperarse de sus dos monumentales remontadas, que le demandaron un esfuerzo descomunal -incluyendo la lesión en la rodilla derecha- y debió renunciar a enfrentarse con el noruego Casper Ruud (6°) en cuartos de final.

No es tarea fácil jugar 4 horas y media, en una noche fría y húmeda, con pelotas grandes y pesadas y terminar después de las 3 de la madrugada del domingo. Sobre todo, si el rival es 15 años menor y juega tan bien como Musetti.

Finalizado el encuentro y de regreso al hotel, Nole dijo que no sabía si acostarse a dormir o irse de farra.

GOLPE DE GRACIA

Pero aún faltaba lo peor. El adelanto de su siguiente encuentro ante el argentino Cerúndolo, para las 4 de la tarde del lunes, le demandó otras 4 horas de lucha y una nueva épica remontada de dos sets a uno en contra, y caminando por la cornisa, a dos puntos de una derrota que parecía inminente.

Pero una vez más, Novak sacó a relucir su tradicional garra y se alzó con la victoria, que lo dejó en cuartos de final frente a Casper Ruud, un rival más que difícil.

Y, como el serbio parece ser irrompible, pero no sobrenatural, debió aceptar que su físico no daba para más y decidió no presentarse a la desigual lucha con el noruego, tras conocer el resultado de la resonancia.

Y así termina esta historia, que privó a Novak Djokovic de repetir su victoria del año anterior en el mayor torneo del mundo sobre cancha de arcilla y entregarle la corona de número uno del mundo al italiano Jannik Sinner, quien derribó al búlgaro Grigor Dimitrov (10°), por 6-2, 6-4 y 7-6, para acceder a las semifinales, que lo enfrentarán el viernes con el español Carlos Alcaraz (3°), quien a su vez superó al griego Stefanos Tsitsipas (9°), por 6-3, 7-6 y 6-4.