Rueda, a control remoto: 5 meses sin dirigir a la Roja y su inexplicable negativa a la Preolímpica

La Selección bajó la cortina de sus actividades pocos días antes del estallido social de octubre y el colombiano recién volverá a ponerse el buzo en marzo.

En los últimos dos meses, el seleccionador Reinaldo Rueda apareció entregando declaraciones protocolares e insípidas conceptualmente en Colombia y Paraguay, como invitado a sendas reuniones de la Conmebol. “Se le ve más en la televisión que en Pinto Durán”, fue un comentario intencionado que un parroquiano de Quilín dejó caer a la pasada de la prensa en una de las tantas reuniones directivas que deciden poco y nada.

Como el calendario es implacable, su reflejo demuestra que el colombiano estará casi cinco meses sin trabajar con la Selección chilena, lo que representa un récord más en un año de triste registro en que los jugadores decidieron paralizar la industria en los últimos tres meses, amparados en una tensa situación de convulsión social.

Como sea, poco antes que explotó el estallido que hizo brotar algunas sentidas demandas sociales de los chilenos, la Roja alcanzó a jugar sus dos últimos amistosos de este ciclo, el 12 y 15 de octubre, frente a Colombia y el modestísimo Guinea. Luego vino el desplante de los seleccionados que le suspendieron el amistoso con Perú a la Anfp, sin que el propio técnico se atreviera a tomar alguna posición negociadora.

Ahora, Rueda también se hizo a un lado inexplicablemente de dirigir a la Selección Preolímpica que -con la conducción de Bernardo Redín-  jugará en enero el torneo clasificatorio en su país. En rigor, con todas esas contigencias, la tabla de rentabilidad del “profesor” Rueda en costos y resultados sigue en picada y muchos ya lo postulan como el seleccionador que menos presencia ha tenido históricamente al mando de la Roja.