Rusia se retira del acuerdo para exportar grano de Ucrania a través del Mar Negro

El secretario general de la ONU aseveró que la medida “será un golpe para los necesitados en todas partes”.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

El acuerdo para la exportación de grano ucraniano a través de los puertos del Mar Negro, que se estableció para paliar el déficit de cereales en las paupérrimas economías (sobre todo africanas), fue suspendido por Rusia.

“El acuerdo del grano se suspende”, dijo este lunes el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quien afirmó que no se habían cumplido los compromisos acordados.

El Centro Conjunto de Coordinación establecido en Estambul, Turquía, y desde el que se gestiona el acuerdo, fue notificado oficialmente por Rusia.

Rusia y Ucrania llegaron a este acuerdo hace un año, con la intermediación de la ONU y de Turquía, que en las últimas semanas multiplicaron sus esfuerzos para lograr una nueva extensión del acuerdo, que expiraba hoy tras dos extensiones, en marzo y mayo pasados.

El convenio permitió la exportación de más de 32 toneladas de alimentos desde Ucrania hacia 45 países en tres continentes.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo la semana pasada que había conversado y convenido con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en la necesidad de extender el acuerdo, en medio de críticas de representantes del Kremlin de que la parte del pacto que debía facilitar la exportación de sus alimentos y fertilizantes “se había incumplido sistemáticamente”.

La iniciativa incluía las salidas de cargamentos desde los puertos ucranianos de Odesa (foto principal), Chornomorsk, Yuzhny, pero Rusia dejó fuera a este último hace un mes.

Así se confirma que, tras la invasión rusa a Ucrania, en febrero de 2022, la exportación de cereales por parte de Kiev se vio fuertemente afectada, hasta convertirse en un arma de guerra.

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, lamentó la decisión rusa, y aseguró que “será un golpe para los necesitados en todas partes”.

Guterres recordó que en los últimos días le escribió al presidente ruso con propuestas para mantener vivo el acuerdo, por lo que se mostró “profundamente decepcionado” de que las ignorara.

“En última instancia, la participación en estos acuerdos es una elección, pero las personas que lo pasan mal en todas partes y los países en desarrollo, no tienen elección. Cientos de millones de personas se enfrentan al hambre y los consumidores se enfrentan a una crisis global del costo de la vida. Ellos pagarán el precio”, insistió