Sacan a Gianna Cunazza como directora ejecutiva de Santiago 2023

A cinco meses de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos, el evento deportivo más grande la historia del país.

Por PEDRO LIRA BIANCHI / Foto: ARCHIVO

La profunda crisis financiera y de gestión al interior de la Corporación Santiago 2023, organizadora y responsable de llevar a efecto los XIX Juegos Panamericanos y VII Juegos Parapanamericanos de octubre y noviembre próximos, estaba anunciada a viva voz desde al menos un año a través de distintos medios de comunicación.

La crisis tuvo este viernes un punto crítico después de que en la última semana se había dilatado la toma de decisiones estratégicas. Luego de las palabras del Presidente Gabriel Boric en su Cuenta Pública del jueves, en que el Mandatario aludió a los problemas existentes, esta mañana se anunció la salida de Gianna Cunazza como directora ejecutiva de la Corporación Santiago 2023.

A las 09:00 de la mañana, en las dependencias del Instituto Nacional de Deportes (IND), en calle Fidel Oteíza, de la comuna de Providencia, se reunió el Directorio de la Corporación Santiago 2023. Producto de una conversación que por momentos fue áspera entre los nueve directores y directoras presididos por el ministro del Deporte, Jaime Pizarro, se tomó la decisión de reemplazar a Cunazza.

Lo que viene por delante no es fácil. Hay que decidir con altura de miras, profesionalismo, experiencia y en forma urgente quién estará a cargo de la Dirección Ejecutiva de los Juegos. La persona elegida tendrá como principal objetivo “salvar” los Juegos, para lo cual cuenta con períodos muy acotados.

Entendiendo la profundidad de la crisis, que es multitemática, lo primero que se debe hacer es recomponer algunos equipos y estrategias, principalmente mirando el equipo de Finanzas. Allí está uno de los meollos del problema. Se deben rendir las platas de años previos y usar las platas ya entregadas del 2023. Así, volverán a fluir en forma normal los recursos para terminar de financiar los eventos.

Al mismo tiempo, hay que recomponer las confianzas en las más de 800 personas que trabajan en la Corporación, retomar la gestión muy paralizada con un profundo matiz de transparencia y verdad, pues el organismo está a la deriva y haciendo agua.

En este “nuevo” proceso no hay que escabullir que hay distintos intereses en juego por parte del ministro Jaime Pizarro, de Neven Ilic como máxima autoridad de PanamSports y de Miguel Angel Mujica como presidente del Comité Olímpico de Chile (COCH). Veremos entonces el grado de madurez de estos dirigentes del deporte nacional e internacional que tienen por delante la misión de ser serios con el país y sus ciudadanos. No pueden primar los intereses personales, sino el honor que tengan con Chile.

Mirando hacia atrás, hace 20 meses, redes sociales, diarios electrónicos o pequeños canales de TV, pero ningún medio masivo, escrito o televisivo, difundió información crítica sobre los atrasos en obras para los Panamericanos y las malas decisiones del Directorio de la Corporación que había en el período en que Cecilia Pérez la presidía como persona natural y no jurídica.

Esa sola última figura mostraba las “triquiñuelas” del poder, pues la Contraloría, haciendo una especial interpretación de los hechos, estableció que la ministra Pérez no era juez y parte si ocupaba la presidencia de la Corporación mientras era ministra. No obstante, siendo secretaria de Estado, su jerarquía estaba por sobre el IND, ente que debía pasar las platas a la Corporación.

Con el cambio de gobierno entre Sebastián Piñera y Gabriel Boric en marzo de 2012, la ex ministra Alexandra Benado eligió como directora ejecutiva a Gianna Cunazza y cambió a seis directores, continuando con la figura de ser la presidenta de la Corporación, cuestión que se siguió dando cuando el Presidente Boric saca a Benado y coloca como ministro del Deporte a Jaime Pizarro.

A esta autoridad tipo “jefe supremo” se sumó durante el período de Benado el aumento sideral de los presupuestos de obras del Estadio Nacional (300% en seis meses subió el costo del complejo de piscinas, por recordar un ejemplo); la dudosa decisión sobre varias licitaciones de alto costo y los profundos problemas de rendiciones de platas públicas entregadas por el Instituto Nacional de Deportes (IND) a la Corporación Santiago 2023.

En paralelo, la dirigencia panamericana y parapanamericana bajaba el perfil de las crisis de infraestructura, organizativa y financiera. Conversando y negociando todo se puede solucionar, afirmó en varias ocasiones Neven Ilic, mientras los altos ejecutivos de PanamSports, que han visitado Santiago en al menos 10 ocasiones desde el 2017, nunca emitieron una opinión pública en forma crítica sobre lo que estaba sucediendo.

Lo mismo acontecía con el director del IND, Israel Castro, quien consultado por los medios, constantemente bajaba el perfil de los problemas. Si todo caminaba en orden -según Castro- ¿por qué entonces la Contraloría General de la República (CGR) reprendió en su Informe 151 al IND por no haber realizado a fondo su papel de fiscalizador. Recordemos que la Contraloría había ordenado hace un año que por los atrasos en sacar escombros y atrasar las obras del Parque del Estadio Nacional, la empresa responsable tenía que pagar una multa de 160 millones de pesos, decisión que el director del IND relativizó.

Santiago 2023 está en un callejón con salidas muy estrechas. El desafío que ya era muy grande en Praga, cuando en noviembre de 2017 PanamSports le dio la sede a Santiago, hoy es gigantesco. En seis años no ha habido una mirada de Estado y netamente profesional para haber organizado bien y pulcramente los Juegos del 2023.

Han primado, en cambio, amiguismos políticos mal entendidos, poca transparencia y una visión muy de corto plazo. Chile y sus autoridades políticas y deportivas no fueron capaces y ya se perdió la oportunidad, de haber cambiado las siempre alicaídas estructuras del deporte chileno y, como parte de lo mismo, haber organizado en orden y bien el evento más grande de la historia del deporte nacional.

DECLARACIÓN DE CUNAZZA

“Por medio del presente comunicado, informo que he presentado mi renuncia voluntaria, la que se hará efectiva, a partir del día martes 6 de junio. Es un día lleno de emociones, pero, ante todo, siento tranquilidad y agradecimiento.

“Tranquilidad de haber aportado y trabajado muy duro con el equipo de la Corporación para conseguir que, a casi 4 meses de los Juegos, estemos prácticamente listos para que Chile tenga una gran fiesta deportiva.

“En este año y dos meses de gestión hemos tenido avances significativos. Pasamos de 150 a casi 1.000 trabajadores y trabajadoras, conseguimos una ejecución presupuestaria del 100% el año 2022, se conformó un equipo profesional de primer nivel, elaboramos un plan estratégico y un plan de legado que permitirá que este evento deje una huella para nuestro país, alcanzamos adjudicar casi el 90% de licitaciones necesarias para ejecutar los Juegos, conseguimos tener un grupo de cerca de 30.000 voluntarios y voluntarias, y avanzamos significativamente en la democratización y descentralización del deporte, gracias a la definición de un plan de recintos que llegará a distintos sectores del país.

“Mis agradecimientos primero que todo al equipo de la Corporación por creer en mi liderazgo y por el trabajo duro que realizan a diario. También mis agradecimientos sinceros a las autoridades que confiaron en mí y que me apoyaron, a Panam Sports y el Comité Paralímpico Internacional por siempre estar junto a nosotros apoyando nuestra gestión.

“Por supuesto que también hay objetivos por cumplir y quedan temas por resolver, sílo puedo asegurar que siempre puse el interés de los Juegos por sobre cualquier interés personal, y que mi gestión estuvo regida todo el tiempo por principios de profesionalismo y probidad.

“Para terminar, desear lo mejor a la organización y a quien me reemplace, estoy segura que Santiago 2023 será realmente nuestro punto de encuentro”.