San Lorenzo espera y los contagios son el enemigo más implacable de la «U»

Un equipo completo de casos confirmados de covid-19 presenta Universidad de Chile, que viajará a Argentina con un plantel integrado por profesionales y juveniles a buscar una quimérica clasificación.

Por DANIEL PÉREZ PAVEZ

La revancha de este miércoles con San Lorenzo por la Copa Libertadores (21:30 horas) se convirtió en un padecimiento superlativo para los azules y no tanto por la categoría del rival, con el que igualó 1-1 en el Nacional acreditando superioridad en el juego pese a sus ausencias. En rigor, el equipo argentino es casi una anécdota en el panorama de contagios que ataca -literalmente- al plantel universitario a sólo 48 horas de enfrentar ese partido clave en condiciones evidentemente desventajosas.

Ya en el encuentro de ida Gonzalo Espinoza y Yonhatan Andía quedaron al margen y en las últimas horas se sumaron varios jugadores más inhabilitados a causa del enemigo más temible, el covid-19.

Este lunes, el club oficializó tes nuevos casos y, además, anunció que se recurrió a los juveniles y dos de ellos también dieron positivo en el examen «El Club Universidad de Chile informa que, lamentablemente, en las últimas horas se confirmaron tres nuevos casos de COVID-19 en nuestro primer equipo. Además, considerando el importante número de bajas para el partido ante San Lorenzo, se decidió convocar a juveniles para integrarse al plantel, a quienes se les realizaron exámenes PCR antes de sumarse a las prácticas. De esos testeos, dos jugadores arrojaron resultados positivos», afirmaron.

La declaración precisa, sin embargo, que «afortunadamente, todos los casos confirmados presentan buen estado de salud y ya se encuentran aislados. Sus situaciones, tal como se indica en los protocolos, fueron notificadas inmediatamente a las autoridades correspondientes».

«Frente a estos contagios y los informados durante los últimos días, comunicamos que como Club seguiremos haciendo todos los esfuerzos posibles para evitar una mayor propagación del virus, preocupándonos continuamente de cumplir con todas las medidas sanitarias establecidas», agrega la institución.

La delegación debe viajar este martes a Biuenos Aires y la conformación del grupo será un enigma para el propio técnico Rafael Dudamel, muy conflictuado por cierto, que pretende llevar un cuadro competitivo que -a despecho de todo- busque en la cancha la clasificación en circunstancias muy adversas.

El llanto y la denuncia del expulsado

San Lorenzo empató sin goles el fin de semana contra Bandfiel en Buenos Aires y, en ese marco, el jugador expulsado ante la «U» por una violenta falta sobre Larrivey sacó la voz para denunciar situaciones extradeportivas: «Quiero aclararlo porque muchos periodistas han dicho cosas violentas sobre mi persona, sobre mi familia. He tenido amenazas. Fue complicada la semana en lo personal. Tuve amenazas en mi familia, pero trato de no entrar en eso y enfocarme en lo mío”, reveló el defensa Diego Braghieri a TNT Sports.

“Mi forma de jugar fue siempre así, nunca fue de mala leche. El que me conoce realmente sabe cómo soy. Jamás en mi vida voy a ir a lastimar a un compañero. Juego al límite desde el primer entrenamiento hasta el último partido y voy a terminar jugando toda mi carrera así”, explicó sin arrepentimientos. Y sobre el partido, sólo expresó que «nosotros nos tenemos que enfocar en nuestro juego. En la cancha somos 11 contra 11, sin nombre ni apellido”. Braghieri, es claro, esta vez lo mirará por la TV…