Sentencian a 18 años de cárcel a ultraderechista por asalto al Capitolio

Stewart Rhodes, el fundador de Oath Keepers, fue condenado por “sedición”.

Por EL ÁGORA / Foto: TWITTER

Stewart Rhodes -líder y fundador de las milicias ultraderechistas Oath Keepers- fue condenado a 18 años de prisión, tras ser acusado por “sedición”, por el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021.

Hasta ahora, es la sentencia más grave vinculada al caso.

Rhodes, ex paracaidista del ejército que se convirtió en abogado educado en Yale, fue declarado culpable en noviembre por un jurado de un tribunal federal de Washington, por ser una de las más de mil personas que llevaron adelante el ataque, alentado por el entonces presidente Donald Trump y que tenía por objetivo impedir que el Congreso certificara a Joe Biden como vencedor de las elecciones de noviembre de 2020.

“Usted representa una amenaza persistente y un peligro para el país. La conspiración sediciosa es uno de los delitos más graves que puede cometer un estadounidense”, le dijo el juez federal Amit Mehta al justificar la severidad de la pena.

Los Oath Keepers participaron con un arsenal de armas en el asalto. “Usted es inteligente, carismático y convincente, y eso es francamente lo que lo hace peligroso”, dijo Mehta, al rechazar la afirmación del acusado de que se trata de un “prisionero político”.

Pese a todo, la sentencia no alcanzó los 25 años que pretendía el gobierno.

Rhodes, con un parche en el ojo y vestido con su mono naranja de prisionero, defendió de manera desafiante a su grupo y sus acciones en apoyo de Trump. “Mi único crimen es oponerme a quienes destruyen nuestro país”, soltó.

Además de conspiración sediciosa -delito grave que implica intentar “derrocar o destruir por la fuerza al gobierno de Estados Unidos”- Rhodes fue declarado culpable de obstrucción de un procedimiento oficial y manipulación de documentos.

El condenado, que luce un parche en el ojo izquierdo tras dispararse accidentalmente su propia arma, fundó los Oath Keepers en 2009. Entre los miembros de la milicia hay militares estadounidenses en activo y retirados, agentes de la ley y personal de primeros auxilios. Han aparecido, a menudo fuertemente armados, en diversas protestas y actos políticos.