Sin lucir, Chile derrotó a Bolivia y sigue con vida en Copa América Centenario

  • En los extremos del segundo tiempo, Arturo Vidal logró darle la agónica victoria a la Roja, en duelo no exento de polémicas y, gracias a un discutible penal, los de Juan Antonio Pizzi respiran más tranquilos de cara al partido ante Panamá.

El marcador final puede empañar la visión respecto del juego realizado por Chile en Boston. De hecho, el partido de la Roja entra en el grupo de los más bajos del último tiempo, con escasas oportunidades de gol, bajos rendimientos individuales y mínimo toque colectivo.

Las dudas comenzaron incluso antes del arranque del partido, cuando se confirmó que Fabián Orellana era titular. El ex itálico salió profundamente criticado tras el duelo ante Argentina y hoy solo prolongó aquellos cuestionamientos.

[button color=»red» size=»medium» link=»http://www.elagora.net/por-que-la-roja-sigue-destenida/» icon=»» target=»true»]Lee también > Por qué la Roja sigue desteñida[/button]

Un primer tiempo para el olvido, tanto para Chile como para Bolivia, carente de llegadas al arco y con un combinado nacional que procuró tener la posesión de la pelota, tanto que el partido cayó en una laguna de la que salió en el minuto 39. Recién ahí se registra la primera llegada: un remate cruzado a media altura de Alexis Sánchez que los altiplánicos salvaron de la línea.

Todo el escaso fútbol de la Roja se vio truncado por el excesivo repliegue defensivo boliviano. Por instantes defendían con diez elementos; el delantero Duke esperaba solitario en «ofensiva» un contragolpe, que nunca llegó. Bolivia, con una retaguardia numerosa y bien cerrada, hizo su trabajo, reprochable o no, demorando cada vez que pudo.

Recién en el minuto 44 de partido, el portero Carlos Lampe entró en acción deteniendo un tibio disparo de Pedro Pablo Hernández, quien fue titular y jugó todo el compromiso tras los ajustes que tuvo que realizar Juan Antonio Pizzi por la liberación de Eugenio Mena.

Se esperaba mucho más de la Selección Chilena campeona de América sobre un discreto rival como Bolivia, más allá del complejo puzzle ideado por los verdes. No fue así.

La Roja necesitaba ganar. Ganó, pero aquello está lejos del Chile que alzó el trofeo hace casi un año, sin poder cuajar las piezas, por lo tanto, sin fluidez. Carente de herramientas y armas para descolocar al rival, los nacionales, hasta entonces, solo prolongaban la agonía del bajo duelo ante Argentina.

Un equipo con la obligación de quedarse con los tres puntos, solo tuvo una opción clara de marcar en la primera etapa. Sin proyecciones, sin diagonales, sin jerarquía ofensiva. La Roja, lisa y llanamente, decepcionó.

Iniciada la segunda etapa, los jugadores se acordaron que son los actuales campeones de América. Por fin se empezaron a encontrar en la cancha Beausejour con Alexis Sánchez por la banda izquierda, y un Arturo Vidal, con un evidente bajo nivel, que pudo abrir la cuenta cuando se reinciaba el partido (46′).

Todo marchaba con relativa «tranquilidad», pues Chile dominaba y estaba arriba en el marcador. Eso hasta el minuto 60 cuando cayó la igualdad altiplánica gracias a un potente tiro libre de Jhasmani Campos. Claudio Bravo, quien era hasta entonces un mero espectador del partido, tuvo una cuota de responsabilidad en el empate pues el disparo, a pesar de la potencia, fue a su palo, el que el portero del Barcelona desprotegió.

Fue complejo, para los actuales campeones, jugar contra una Selección boliviana que no quería jugar. Así tal cual, y que valga la redundancia. Los de Julio Baldivieso apelaron vergonzosamente a la simulación y a hacer tiempo. Lo peor fue que el árbitro estadounidense Jair Marrufo les compró.

La desesperada Selección nacional no encontraba respuestas, aún cuando el empate se produjo restando media hora de compromiso. De hecho, las ocasiones de gol para la Roja, durante ese lapso del partido, fueron contadas con los dedos de una mano… si es que.

En ese contexto, se produjo el penal sancionado por el juez tras una discutible mano del defensa altiplánico Luis Gutiérrez que el «Rey Arturo» tradujo en gol, precisamente el de la victoria en la agonía, cuando se disputaban los descuentos(90’+9).

Con estos tres puntos, Chile debe asegurar la clasificación a los cuartos de final ante Panamá en duelo programado para este martes a las 20 horas.

PORMENORES

Gillett Stadium
Boston, Estados Unidos
Árbitro: Jair Marrufo
Asistencia: 20 mil espectadores, aprox.

CHILE (2): Bravo; Isla (76’ Fuenzalida), Medel, Jara, Beausejour; Díaz, Vidal, Hernández; Orellana (67’ Puch), Pinilla (57’ Vargas), Sánchez.

BOLIVIA (1): Lampe; Saavedra, Eguino, Zenteno, Gutiérrez, Bejarano; Arce (53’ Ramallo), Meleán, Castro (57’ Campos), Smedberg; Duk (81’ Veizaga).

Goles: 46’, A. Vidal (1-0); 60’, J. Campos (1-1); 90’+9, A. Vidal (2-1 p.)

Tarjetas amarillas: 3’, R. Eguino (BOL); 77’ J. Campos (BOL); 78’ P. Hernández (CHI); 90+8’ Gutiérrez (BOL)