Sólo Cortés salvó a Colo Colo de la derrota

Superado física y futbolísticamente por Unión La Calera, el cuadro popular rescató un trabajoso empate en el “Nicolás Chahuán” exclusivamente gracias a la actuación de su arquero. Lo único destacable del “Cacique”: Paredes ya igualó la marca del “Heidi” González y ahora va por la del “Chamaco”.

No cabe duda de que el empate a uno registrado en el “Nicolás Chahúan” dejó un mejor sabor de boca para Colo Colo que para Unión La Calera. Y es que salvo los minutos finales, en que bajó su nivel como producto del intenso esfuerzo desplegado, el cuadro local fue superior en todo al “Cacique”, que sólo rescató un punto gracias a que en el arco tuvo a Cortés y a un penal más que discutible cuando se jugaba el minuto 76.

Y es que, tras la combinación que intentaron Costa y Paredes en el área “cementera”, el balón rozó efectivamente el brazo de Meneses despegado ligeramente del cuerpo, y ante la airadas protestas albas el juez de la brega, Angelo Hermosilla, marcó la pena máxima que terminó salvando a un Colo Colo que no se veía por dónde podía aspirar a una mejor suerte.

Puesto en el punto penal, esta vez Paredes le pegó fuerte y arriba, dejando sin opción alguna al meta Batalla. Un gol que tenía doble significado: no sólo salvaba al “Cacique” de una derrota más que segura, sino que le significaba al goleador albo igualar la marca del “Heidi” González y ponerse a dos tantos del hasta ahora imbatido record de “Chamaco”.

Colo Colo no tiene por dónde quejarse del epílogo que registró este partido. Al contrario: el punto rescatado es una recompensa más que exagerada para lo que mostró futbolística y físicamente hablando en el “Nicolás Chahuán” calerano. Dicho claramente, Unión La Calera fue mejor desde todo punto de vista, y si no se quedó con la victoria ello se debió exclusivamente a que en el arco albo Brayan Cortés cumplió un partido más que consagratorio.

En otras palabras, si alguien tenía una duda acerca de quién debe seguir ocupando el arco albo una vez que se recupere Orión, con esta actuación el arquero iquiqueño debe haber despejado por completo cualquier tipo de cuestionamientos.

Tan superior fue Unión La Calera que a nadie pudo extrañarle si ya la primera etapa hubiese concluido 1-0 ó 2-0 a favor del equipo dueño de casa. Con un despliegue atosigante a ratos, el elenco “cementero” sometía futbolística y físicamente a un Colo Colo que no mostraba capacidad de respuesta en ningún aspecto. Una y otra vez sus hombres perdían en el mano a mano, una y otra vez se veían obligados a dividir o a jugar de apuro frente a esas camisetas rojas que se aparecían por todas partes.

El resultado es que, mientras Cortés pasaba reiterados apremios, en el otro extremo de la cancha Colo Colo no producía nada que pudiera considerarse medianamente un ataque con posibilidades. Los tres de arriba -Morales, Paredes y Mouche- fracasaban una y otra vez en sus tibios intentos por acercarse a tiro de remate.

Marcado una vez más en forma escalonada, Valdivia tenía serios problemas primero para recibir y luego para buscar un receptor destapado, porque no los había. Y cuando llegaba a controlarla, era víctima de reiteradas faltas para nada descalificadoras, pero que cortaban el poco margen de sorpresa que podían tener sus maniobras.

El balance era triste para Colo Colo cuando concluyó la primera etapa. Mientras sólo había logrado una aproximación, tras remate de Mouche que después de un rebote empalmó de volea Valdivia, pegando el disparo en la espalda de Alvarado, en el área opuesta Cortés había evitado dos goles que parecían hechos: a los 6 minutos, evitando en la boca del arco el gol de Lobos tras centro de Andía, y luego a los 30, cuando una pelota metida al área por Alvarado se la bajó Larrondo a un Lobos que entraba solo, pero que no pudo definir ante el oportuno achique del meta albo.

Salas no pareció preocuparse mayormente de lo mal que se había visto su equipo. Porque a cualquiera que, sin saber nada de fútbol, y mucho menos del fútbol chileno, le hubieran preguntado cuál era el equipo “grande” y cuál el “chico” de este partido, sin duda habría mencionado al albo como el equipo “chico” de este duelo. El técnico albo, sin embargo, salió a afrontar la segunda parte sin ninguna modificación en una alineación incapaz de producir nada de provecho.

Y Colo Colo siguió sufriendo. Siguió siendo superado. Tanto, que Cortés volvió a salvar su arco ante un tiro libre de Isnaldo y luego achicando nuevamente frente a Lobos.

Hasta que, de la forma menos pensada, Unión La Calera encontró por fin premio a sus afanes. Suazo se mandó un error idéntico al de Marcelo Díaz en la final de la Copa Confederaciones, frente a Alemania. Se la robó Leiva y el disparo de este fue una vez más repelido por Cortés, sólo que la pelota rebotó hacia la izquierda, desde donde Larrondo la volvió a meter al área con un cabezazo que, a su vez, encontró la cabeza de Bou por el otro costado. Casi sobre la línea, el mismo Leiva, con un tercer cabezazo consecutivo, hizo estallar el “Nicolás Chahuán”.

Ya sea porque el cuadro de Meneghini creyó lograda la tarea, o porque el intenso despliegue terminó por pasarle la cuenta, el asunto es que recién a partir de ese momento Colo Colo pudo tener un poco más la pelota. Pero sólo para aproximarse, porque Mouche seguía sin aparecer, lo mismo Paredes y el uruguayo-peruano Costa, ingresado por Morales, era una vez más nulo aporte.

Así hasta que llegó esa jugada polémica de un penal más que discutible. Lo más seguro es que Meneses jamás tuviera ni la más mínima intención de cometer la falta, pero ya se sabe que, dentro de los parámetros actuales, cualquier mano en el área cuando el brazo no está pegado al cuerpo se sanciona como penal.

De esa forma, Unión La Calera dejó ir una victoria que, por lo jugado, merecía de sobra. Pero se sabe, también, que en el fútbol a veces no basta con los merecimientos. Y Colo Colo, superado siempre o casi siempre, tiene que agradecerle a su arquero haber salido indemne de un reducto donde la derrota lo rondó durante todo el partido.

PORMENORES

Campeonato Nacional. Undécima fecha.

Estadio: “Nicolás Chahuán”.

Público: 6.365 espectadores.

Arbitro: Angelo Hermosilla.

U. LA CALERA: Batalla; Andía, Vilches, Alvarado, Wiemberg; Isnaldo, Laba (74’ Valencia), Bou, Leiva (83’ Zúñiga), Lobos (75’ Meneses); Larrondo.

COLO COLO: Cortés; Opazo, Zaldivia, Insaurralde, Gutiérrez (71’ Parraguez); Valdivia, Pavez, Suazo, Morales (60’ Costa), Paredes (82’ Vilches) y Mouche.

GOLES: Para Unión La Calera, Leiva (cabezazo) a los 65’; para Colo Colo, Paredes (penal), en el minuto 78’.

Tarjetas amarillas: en Unión La Calera, Batalla, Isnaldo y Zúñiga; en Colo Colo, Valdivia y Vilches.