Sólo un penal maquilló la preocupante mediocridad copera de Colo Colo: 1-0

El Cacique le ganó bien al Monagas venezolano, pero con un nivel de juego pobrísimo y varios jugadores que, con el balón en los pies, saben poquito. Lo positivo: el cuadro albo es puntero del grupo, junto a Boca. Lo negativo: los dos goles conseguidos han sido gracias a la pena máxima.

Por EDUARDO BRUNA / Fotos: PHOTOSPORT

Colo Colo ganó bien, pero… ¡por favor…! qué manera de jugar mal. Es el resumen más adecuado para el triunfo del Cacique por 1-0, frente al Monagas venezolano, por la segunda fecha del Grupo F de la Copa Libertadores. Un torneo tan histórico como tradicional que, por lo visto en el Monumental, a ambos cuadros les quedó excesivamente grande.

Es que si el cuadro de Quinteros nunca pudo sacudirse de su preocupante mediocridad, lo de Monagas fue muy parecido. Y cuando se enfrentan dos cuadros tan limitados y discretos, el espectáculo no puede dejar de ser de una pobreza realmente franciscana.

Si decimos que Colo Colo ganó bien, y que sumó tres puntos igualmente valiosos, es porque, si comparamos el trabajo que tuvo el meta albo, con el de su colega del elenco venezolano, no hay parangón posible. Mientras Cortés sólo tuvo que intervenir en un par de oportunidades, Mosquera fue determinante para que el Cacique no pudiera aumentar la cuenta.

Y hablar de las ocasiones albas, habiendo dicho antes que su juego fue rotundamente mediocre, en ningún caso es una contradicción. Porque Colo Colo llegó más por volumen de juego que producto de un juego limpio y asociado. Se creó oportunidades de anotar, más que por méritos propios, por los constantes errores -algunos groseros- de este cuadro de la ciudad de Maturín, debutante en Copa Libertadores.

Cuesta jugar bien, tener fluidez en el terreno de juego, cuando la mayoría de los jugadores albos se muestran tan discretitos con la pelota. Esa es una misión imposible. Y en este Colo Colo claramente son más los pataduras que los jugadores capaces de coordinar lo que se pretende con la capacidad técnica para lograrlo. ¿Qué se puede esperar cuando hasta los pases a cinco metros son desmedidos o derechamente equivocados? ¿Qué, cuando los jugadores albos son incapaces de producir jugadas limpias y asociadas?

Perseverando Quinteros con la línea de tres, en calidad de local se requiere de laterales volantes amigos con la pelota. Y a partir de allí el esquema cojea, porque Bouzat mucha velocidad no tiene y por lo mismo desborda poco, al paso de Jeyson Rojas, aparte de ser permeable en la marca, con la pelota en los pies se antoja partido a partido más torpe. Si a eso sumamos que Pavez pasa por un bajo momento, que Fuentes colabora mucho y bien, pero tampoco es un eximio habilitador, y que Palacios cumplió un pobre partido, entenderemos por qué Colo Colo tiene tan poco ofensivamente hablando.

Sólo Bolados, sin ser brillante, cumplió un buen partido. En cuanto a Damián Pizarro, si es el goleador que todos nos anuncian entonces no puede dejar ir las oportunidades con las que se encontró. Es cierto que una se la tapó el arquero, pero en las restantes fue él quien no pudo ratificar al menos algo de los méritos que le asignan. Una y otra vez tomó malas decisiones.

En suma, hay que valorar los tres puntos conquistados, pero teniendo claro que, con este nivel de juego, Colo Colo no puede hacerse grandes ilusiones. Puede que clasifique, porque eso dice la tabla del grupo hasta el momento. Sólo que un cuadro con aspiraciones no puede descansar en la mediocridad del resto para abrigar esperanzas.

Monagas demostró que, como visitante al menos, puede aspirar a bien poco. Los colombianos del Pereira no han logrado mucho y, por lo que se vio la noche del martes, en La Bombonera, éste es el Boca más discreto de los últimos tiempos.

Colo Colo, hasta ahora, es rey porque es tuerto en el país de los ciegos.

A nadie extraña si un perro ingresa a la cancha, pero que lo haga un gato es toda una novedad. El minino entró a celebrar el triunfo colocolino.

PORMENORES

Copa Libertadores, Grupo F, segunda fecha.

Estadio: Monumental.

Público: 30 mil espectadores, aproximadamente.

Árbitro: Anderson Daronco, de Brasil.

Colo Colo (1): B. Cortés; M. Falcón, R. González, D. Gutiérrez; J. Rojas, C. Fuentes, E. Pavez, A. Bouzat; C. Palacios; M. Bolados, D. Pizarro. DT: Gustavo Quinteros. Cambios: 68’, V. Pizarro por Palacios; 81’, L. Gil por Rojas; 88’ A. Oroz por Bolados y L. Benegas por D. Pizarro.

Monagas (0): O. Mosquera; I. Anderson, R. Ramírez, H. Cummings, C. Rodríguez; O. González, A. Romero, E. Castillo, E. Navas; F. Basante y S. Herrera. DT: J. Ferreyra. Cambios: 58’, A. Arroyo por Basante y C. Rivas por Herrera; 75’ L. Rodríguez por Castillo; 86’ A. Blondell por Cummings.

Gol: 45+5’, Carlos Palacios, de penal (CC).

Tarjetas amarillas: Romero, González y Castillo (M).