Sorteo de grupos en Qatar 2022, a la medida de los favoritos

La primera fase del mundial arroja un solo duelo imperdible, el de España y Alemania, y mucha tranquilidad para el resto de las potencias que aspiran al título.  

Por JOSÉ ROGGERO 

Poco  morbo habrá en la fase de grupos de Qatar 2022.

A excepción del duelo entre España y Alemania en el grupo E, que seguramente dejará a uno de los dos mal parado de cara a los octavos de final, el sorteo de la cita mundialista se las arregló para que la gran mayoría de los candidatos al título tenga un pasar tranquilo en primera fase y un rival más que abordable en los octavos de final del Mundial que se disputará entre noviembre y diciembre próximos. 

Por el lado de Sudamérica, Argentina quedó más que tranquila en el grupo C porque a este equipo de Scaloni, con rendimiento óptimo y el ánimo por las nubes, un México devaluado en los últimos años, una Polonia Lewandowski-dependiente y una Arabia Saudita con poco oficio, no parecen capaces de hacerle daño. 

En el grupo G, Brasil seguramente sudará algo más ante la solidez de Suiza y Serbia, pero no se avizora mayor peligro, máxime si su tercer rival es Camerún, que nunca alcanzó a nivel mundial lo que prometió en su meritorio debut en España 1982. 

El que si la verá negra es Uruguay, que en el grupo H se batirá contra Portugal erigida ahora en potencia mundial, la incansable Corea del Sur y el talento felino de Ghana, que se deshizo nada menos que de Nigeria para sacar pasajes. Además, es la oportunidad para que los africanos se saquen la espina de Sudáfrica 2010, cuando quedaron increíblemente eliminados en cuartos de final al errar un penal en el minuto 120 del alargue -tras mano de Luis Suárez en la línea de gol- y perder finalmente 2-4 en la definición desde los doce pasos. 

Ecuador quedó tambaleante desde ya en el grupo A porque es inferior a Países Bajos y su fútbol dinámico y potente suena muy parecido, pero en una escala menor, al de Senegal liderado por Sadio Mané, el gigantón central Kalidou Koulibaly y el imperturbable portero del Chelsea, Mendy. Para peor, su tercer rival será el anfitrión Qatar. Y es que la selección local es menos débil de lo que se piensa. Ganó la última Copa de Asia 2019 y salió primera en uno de los grupos clasificatorios de ese continente para el Mundial, instancia que disputó para poder clasificar a la fase final de la próxima copa asiática. 

Desde el lado de Europa, aparte del duelo mortal de hispanos y alemanes, Inglaterra debería salir primera en el grupo B que comparte con Estados Unidos, Irán y quien llegue al Mundial de entre Gales, Escocia y Ucrania. Los ingleses flaquean en instancias decisivas, pero no en primera fase, y ojalá así ocurra de nuevo para prolongar todo lo que se pueda el disfrute que significa ver juntos a Sterling, Kane, Mount, Foden y compañía.

En el grupo D todo está dado para la clasificación segura de la actual campeona mundial Francia, acompañada por una Dinamarca que recuperó el alma de la selección que maravilló en la segunda mitad de los años 80. Ni Túnez, ni el cuarto miembro del grupo, que pueden ser Perú, Australia o Emiratos Árabes Unidos, parecen capaces de dar una sorpresa. 

Bélgica y Croacia prometen entretención en el grupo F. A priori  pudiese darles el rótulo de favorito a los belgas, pero los croatas se mantienen tan fuertes como cuando lograron el subtítulo en el Mundial pasado y los dirigidos por el español Roberto Martínez lamentan el declive de Eden Hazard  y el mal presente de Lukaku. El primer lugar del grupo está abierto, sin que Marruecos ni la sorprendente Canadá -vencedora de las Clasificatorias de la Concacaf gracias a su cada vez mayor aporte afro- parezcan rivales difíciles. 

En un fútbol cada vez más dominado por los aspectos físicos y tácticos no sería rara más de alguna sorpresa de parte de una selección menor pero de alta solidez colectiva. Ha ocurrido antes y con mayor razón puede repetirse ahora, en un fútbol globalizado y muy entrelazado. Pero esto solo en primera fase. Con potencias como Francia, Brasil, España, Inglaterra, Argentina, Bélgica, Alemania, Portugal y Países Bajos, no hay espacio para advenedizos desde cuartos de final hacia arriba.