Suárez le abrió la “puerta de servicio” a Perú para la semifinal con Chile

El goleador de Uruguay perdió su penal en la definición permitiendo la clasificación de los peruanos, que con un fútbol disciplinado y pragmático -y tras ser aplastados por Brasil- llegan como la gran sorpresa a la ronda final.

Si Chile escaló hasta las semifinales de la Copa América con una jornada perfecta en la definición a penales posterior al empate con Colombia, Perú hizo lo mismo tras igualar con un descafeínado Uruguay que sucumbió por culpa de un lanzamiento perdido por Luis Suárez. Y el miércoles se reeditará un duelo que la “Roja” espera con entusiasmo y optimismo no exento de fortuna, en un Clásico del Pacífico que esta vez tendrá un rótulo solemne de semifinal donde –está claro- también pesará la historia…

Después de la media hora de juego, una lluvia tropical que casi desplomaba el cielo de Salvador le agregó otro elemento de emoción a una lucha que ya era atractiva por el ida y vuelta de los equipos. 

En ese primer tiempo sin registro de goles no quedó tan claro el cartel uruguayo de favorito ni tampoco que Perú hubiera “muerto” en sus aspiraciones tras la goleada aplastante ante Brasil. Uno se veía contenido y al acecho, con la sagacidad propia de los charrúas, mientras el otro se atrevía a ir más allá de los temores e inseguridades derivados de su último desastre.

El recuento de los ataques dejó no más de cuatro ocasiones claras frente a las porterías de Gallese y Muslera. Por ejemplo, una jugada de Suárez por la izquierda dejó destapado en el área a Cavani, que tiró muy alto por la inestabilidad de la cancha. Luego hubo un gol anulado a De Arrascaeta por posición adelantada y entre los acercamientos peruanos apenas quedó la cuenta de una “patriada” de Guerrero que terminó sin consecuencias.

Aún sin la presencia de los goles, hasta allí era un partido intenso y bien jugado, con relativo equilibrio en el dominio y  donde ambos parecían reservarse lo mejor para el segundo lapso. O, al menos, el máximo esfuerzo para ponerse al frente las ilusiones chilenas en la semifinal del miércoles.

Más tarde, sin cambiar el tono de la lucha ni la presiòn de algún protagonismo, Uruguay derrochó otra oportunidad increíble a los 60’ cuando sobre el punto penal Godín elevó con la impericia propia de un zaguero. Casi enseguida, un pelotazo largo dejó libre a Cavani para anotar sobre la salida del portero, aunque el Var se encargó de revertir la sanción.

Cerca de la media hora, otro offside milimétrico cobrado por el Var invalidó la anotación de Suárez, a esas alturas en que los charrúas ya establecían su hegemonía en la iniciativa y control de la pelota. Sin embargo, Perú supo cerrar el empate con un adecuado ordenamiento defensivo para forzar una definición que, contradiciendo la absurda afirmación del portugués Queiroz –“los penales están en manos de Dios”-, daría el pase al de mayor pericia y capacidad desde los doce pasos. Porque allí, en definitiva, ni hay fortuna ni ruleta que premie al menos preparado o experto.

Así lo refrendó Perú, que tuvo absoluta eficiencia para acertar los cinco penales, favorecido al fin por el único error del mismo goleador Suárez que tantas veces encumbró a Uruguay a la gloria. Así. el Clásico del Pacífico vuelve a una gala sudamericana… 

PORMENORES

Cuartos de final Copa América

Estadio: Arena Fonte Nova, Salvador de Bahía, Brasil.

Árbitro: Wilton Pereira Sampaio (Brasil).  

Uruguay (0): Muslera; González, Godín, Giménez, Cáceres; Bentancur, Valverde (88’ Stuani), De Arrascaeta, Nandez (60’ Torreira); Suárez, Cavani. DT: W. Tabárez

Perú (0): Gallese; Advíncula, Zambrano, Abram, Trauco; Tapia (66’ RuiDíaz), Yotún, Carrillo (75’ González); Cueva, Flores, Guerrero. DT: Ricardo Gareca.

Definición a penales: para Perú, Guerrero, RuiDíaz, Yotún, Advíncula y Flores. En Uruguay, perdió Suárez (atajado por Gallese).