Subastan en 596 mil dólares la guitarra rota de Kurt Cobain

El precio inicial del instrumento del fallecido líder de Nirvana era 10 veces menor.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: TWITTER

Es una Fender Stratocaster negra que, nueva, no cuesta más de mil dólares. Pero también es usada, vieja y está cubierta de arañazos y tiene madera astillada. Sin embargo, posee un plus que algún fanático con mucho dinero encontró irresistible: pertenecía a Kurt Cobain, el líder del grupo Nirvana muerto a los 27 años.

El cantante, guitarrista y principal compositor de la banda grunge, y considerado como un ícono de la generación X, fue encontrado sin vida el 8 de abril de 1994 en su casa en Seattle. La autopsia reveló que tenía un balazo en la cabeza, recibido tres días antes, y aunque el caso se catalogó de suicidio, las circunstancias se han convertido en un tema de hipótesis y conjeturas alocadas.

La guitarra fue rearmada y restaurada antes de ser rematada por la Casa de Subastas Julien’s, en California, pero ya no sirve como instrumento. Además, los nombres de Cobain (Kurdt Kobain) y de la banda (Nirvanaah) están mal escritos.

No obstante, está firmada por Cobain y sus compañeros de banda, Krist Novoselic y Dave Grohl, e incluye una dedicatoria para su amigo Mark Lanegan, de los Screaming Trees, a quien regalaron el instrumento a finales de 1992, en la gira de “Nevermind”.

Finalmente, se vendió en 596 mil dólares, casi 10 veces más que el precio de presentación, lo que demuestra que la adoración por el icono del rock sigue viva casi 30 años después de su muerte.

Esta es la guitarra subastada, tiene la firma de Kurt Cobain y otros integrantes de Nirvana.

“Los artículos de Kurt Cobain o Nirvana son cada vez más difíciles de conseguir y son uno de los grupos de rock más coleccionables”, dijo Darren Julien, director general de Julien’s.

Eso quedó claramente establecido por el alto precio alcanzado, aunque palidece frente a los seis millones que se pagó en 2020 por otra guitarra, la Martin D-18E de 1959 que Cobain usó en el icónico concierto de MTV Unplugged (18 de noviembre de 1993). Ese precio es el más alto pagado por una guitarra en la historia.