Sudamericano sub 20: Venezuela, un rival que ya sabe ser ingrato para Chile

El partido decisivo del Grupo B enfrentará este sábado a la Roja con la Vinotinto, ante la que ha sucumbido varias veces en los torneos juveniles.

Por JOSÉ ROGGERO / Foto: ARCHIVO

Un duro desafío tendrá la Roja sub 20 a las 20:30 de este sábado ante Venezuela para intentar acceder al hexagonal final del Sudamericano de Colombia, que da cuatro pasajes al Mundial de Indonesia, que se disputará en mayo.

Si bien en su último partido logró por fin un triunfo (1-0 sobre Bolivia), quedando tercera en el Grupo B, con 4 puntos, el duelo de mañana ante la Vinotinto en el estadio Pascual Guerrero de Cali será una final cuyo resultado es incierto por el modesto nivel exhibido por nuestra selección.

Al frente estará la Venezuela dirigida por el ex internacional argentino Fabricio Coloccini, que es parte del equipo técnico de José Pekerman, a cargo de la selección adulta.

Eso sí, en sus tres primeros partidos la Vinotinto juvenil ha sido menos de lo esperado.

Fresco está aún el recuerdo de la brillante campaña de la selección que en 2017 salió tercera en el Sudamericano y después se encumbró hasta la cima en el Mundial de Corea, perdiendo la final 1-0 ante Inglaterra, después de dejar en el camino a rivales como Alemania, Uruguay, Japón y Estados Unidos.

Fue una generación dorada la conducida por Rafael Dudamel. Wuilker Fariñez en el arco, Christian Makoun en el centro de la defensa, Yangel Herrera en el mediocampo y en la ofensiva atacantes muy completos como Yeferson Soteldo, Jan Hurtado y Adalberto Peñaranda. De a poco, todos ellos se han ido metiendo en la selección mayor.

Pero el fútbol venezolano, como el africano, hace rato que amenaza con logros mayores y no despega del todo. Un día sí y otro día no.

Algo de eso le ocurre también a esta sub 20 que quiere arruinarle la fiesta a Chile.

Perdió inesperadamente 1-0 con Bolivia en su debut y después fue goleada 3-0 por Uruguay. Recién en su tercer partido, cuando se le daba por perdida, sorprendió ganando 1-0 al favorito Ecuador y ahora afrontará el reto con Chile más confiada en la riqueza técnica de sus jugadores y en que la Roja es un rival al que ya ha vencido otras veces.

Fue en el Sudamericano de 1997 jugado en Chile cuando Venezuela nos dio por partida doble su primera lección a nivel juvenil. Fueron dos derrotas 4-3 en primera fase y 4-1 en el hexagonal final- simbolizadas en un verdugo imparable: Daniel Cari Cari Noriega.

No fueron esos los únicos traspiés de la Roja ante la Vinotinto. En el último sudamericano, el de 2019, también jugado en nuestro país, los venezolanos nos ganaron 2-1 en la fase de grupo, en una de las dos derrotas que nos dejaron tempranamente eliminados.

Son recuerdos ingratos que deben llamar a la cautela sobre las posibilidades chilenas.

El contingente llevado por Coloccini a Colombia cuenta con seis elementos que juegan en el extranjero: el portero Samuel Rodríguez (Atlético Madrid B), el defensa Alejandro Cova (Motril, de España), los volantes Wikelman Carmona (New York Red Bulls) y el capitán Telasco Segovia (Sampdoria) y los atacantes Kevin Kelsy (Boston River, de Uruguay) y José Riasco (Philadelphia Union II).

Los clubes que aportan más jugadores son Caracas y Deportivo La Guaira, ambos con cuatro.

En su triunfo ante Ecuador, Coloccini mandó a la cancha a Frankarlos Benítez en el arco; Alejandro Cova, Rafael Uzcátegui, Carlos Rojas, Renné Rivas; Telasco Segovia; David Martínez, Néstor Jiménez, Bryant Ortega; Bryan Alcócer, Lewuis Peña. También ingresaron los volantes Emerson Ruiz, César da Silva, Yerson Chacón y Andrés Romero y el delantero José Riasco.

Dado que a Venezuela sólo le sirve el triunfo, es presumible que inicien el partido presionando a Chile y perturbando su salida. Es de esperar que Patricio Ormazábal haya resuelto como eludir ese acoso y no termine sucumbiendo como ocurrió ante Uruguay.