Tenis: cara y sello

Mientras Cristian Garin era derrotado en octavos de final en el ATP 250 de Houston, Texas, su compatriota Nicolás Jarry batía al croata Borna Coric, 20 del mundo, por un rotundo 6-2 6-3,en el Masters 1000 de Monte Carlo.

Por SERGIO RIED / Foto: PHOTOSPORT

JARRY MONUMENTAL

Difícilmente un tenista puede exhibir los números que Nicolás Jarry (59) mostró en su duelo de primera ronda en la arcilla de Monte Carlo. Porque ganar el 80% de los puntos jugando con su primer servicio y el 89% con el segundo, es increíble aún entre los más grandes jugadores. Y si a esto sumamos que tuvo 77 winners y apenas cuatro errores no forzados, llegamos a la conclusión de que su faena del debut en el polvo de ladrillo del Principado de Mónaco fue sencillamente excepcional. 

Y no lo hizo ante en jugador de segundo orden, sino ante el número 20 del mundo, el croata Borna Coric, de 25 años, ganador del último Masters 1000 de Cincinnati y considerado a los 18 años como el «tenista del año» al ser el primero en ingresar al top 100 a esa edad.

Esa fue la víctima del nieto de Jaime Fillol que con esta victoria suma 11 de sus últimas 13 presentaciones en la presente temporada. Dos quiebres en el primer set le dieron un rotundo 6-2 y otro en el segundo sellaron su importante triunfo con un 6-3, ante la sorpresa del público que no creía como el clasificado 15 del torneo se iba para la casa en la primera jornada.

 El próximo desafío de nuestro gigante de Las Condes será frente al ganador del partido entre el serbio Dusan Lajovic (68) y el australiano Alexei Popyrin (95).

GARIN  VUELVE AL PASADO

Entretanto en el accidentado ATP 250 de Houston, Cristian Garin (89) caía por 6-1 6-7 6-3, ante el sorprendente argentino Fabián Etcheverry (73), finalista del ATP 250 de Santiago, que de la noche a la maña se está convirtiendo en el nuevo Juan Martín del Potro del tenis trasandino. Con su metro 96 y un gran juego de fondo, donde destaca por su rapidez y potente derecha, ya hace noticia en el circuito. Mientras Gago, en este torneo interrumpido por las fuertes lluvias a mitad de semana, tuvo que jugar dos partidos en el día, cayendo en el segundo, volviendo a mostrar algunos ripios del pasado. Los que esperamos se vayan extinguiendo en esta temporada de arcilla en Europa, que recién comienza.