Terremoto en México: más de 700 réplicas del sismo magnitud 7,7 del lunes

  • El movimiento sísmico provocó pánico en la población, justo el día en que se recordaba un aniversario más de los dos grandes terremotos que golpearon el país en 1985 y 2017 y que dejaron cientos de muertos.

Desde que tuvo lugar el terromoto a las 13.05 (hora local de Ciudad de México, las 15:05 en Chile) y hasta las siete de la mañana de este martes (las nueve en nuestro país), el Servicio Sismológico mexicano había registrado casi 700 réplicas del sismo que azotó el lunes al país norteamericano, con magnitud 7,7.

La más fuerte de las réplicas, con magnitud 5,3, tuvo como epicentro al sur de Tecomán en Colima, estado vecino a Michoacán, localidades que registraron la mayor intensidad del temblor principal y los mayores daños en edificios e infraestructuras.

Afortunamente, al contrario de lo que ocurrió en 1985 y 2017, al cierre de esta nota se hab+ia registrado sólo el fallecimiento de personas, aunque aún se están realizando trabajos de rescate en algunos lugares.

La magnitud del terremoto de este lunes fue de 7,7, según informó el Servicio Sismológico Nacional mexicano, y el epicentro estuvo localizado a 59 kilómetros al sur de Coalcomán, en el estado de Michoacán, y a 10 kilómetros de profundidad.

El sismo se sintió con fuerza en Ciudad de México y en al menos otras 11 localidades del centro-oeste del país.

Las autoridades reportaron dos fallecidos en el municipio de Manzanillo, en el estado de Colima. Un hombre murió tras la caída de una cornisa de una tienda, mientras que otro perdió la vida por el desplome del techo del gimnasio en el que se encontraba.

Tras el sismo, el centro de monitoreo de tsunamis de Estados Unidos alertó de un posible tsunami en las costas del Pacífico de México, si bien la alerta fue desactivada horas después, lo mismo que hizo el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile (SHOA) en nuestro país.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) informó previamente sobre un «levantamiento en el nivel del mar» registrado en Manzanillo con una amplitud máxima registrada de 124 centímetros.

Familiares de las 26 víctimas (entre ellos, 19 niños) que murieron en el colegio Rébsamen de la capital mexicana hace cinco años, de hecho, se encontraban guardando un minuto de silencio por la tragedia cuando fueron sorprendidos por este nuevo sismo.

También en el marco de este aniversario, y menos de una hora antes, México había realizado un simulacro nacional de sismos para que la población estuviera preparada. Esto provocó cierta incertidumbre y confusión entre muchos ciudadanos, que dudaban si la segunda alerta se debía a un sismo real o era parte del simulacro.

En Manzanillo, Colima, además del desplome del techo de un gimnasio en un centro comercial que causó la muerte de una persona, hubo desprendimientos de tierra en la carretera hacia la capital del estado y se reportaron grietas en la presa de almacenamiento Las Trojes.

En Aquila, Michoacán, el hospital de Maruata vio caer parte de su pared tras sufrir graves fracturas.

En Ciudad de México, los vecinos que salieron a las calles tras escuchar la alerta sísmica vieron asustados cómo el sismo movía semáforos, lámparas de negocios y señales de tráfico.

La jefa de gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, reportó sin embargo un «saldo blanco» y señaló que no hay daños graves en la ciudad.

Los servicios sanitarios tuvieron que atender a varias personas con crisis nerviosas y estados de ansiedad por lo sucedido.

“Vamos comenzar a recopilar información. Deseamos de todo corazón que no haya pasado nada grave», tuiteó el presidente Andrés Manuel López Obrador, antes de darse a conocer la muerte de un hombre en Manzanillo.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) señaló que 1,2 millones de usuarios sufrieron cortes en el servicio de la luz. Cinco horas después del sismo, el organismo anunció que ya había restablecido el suministro del 95% de personas afectadas.