Terremoto en Turquía y Siria: últimos reportes hablan de más de 21 mil muertos

Mientras el mundo prepara envíos de ayuda, los rescatistas siguen en su esfuerzo por encontrar sobrevivientes, lo que cada vez es menos probable.

Por EL ÁGORA / Fotos: TWITTER

Cuando es la madrugada en Chile, en Turquía y Siria ya es casi mediodía del viernes. Pero, aunque ya pasaron varios días desde el terremoto de magnitud 7.8, que muy temprano el lunes sacudió a estos dos países y cuyo saldo, de acuerdo a los últimos informes, ya supera las 21 mil víctimas fatales, los rescatistas no pierden las esperanzas de encontrar sobrevivientes entre los escombros.

Esa esperanza, claro está, cada vez es menor. El paso de los días y las inclemencias del tiempo –en la zona están en pleno invierno, con temperaturas bajo cero- hacen más difícil lograrlo.

El sismo afectó una zona que alberga a 13,5 millones de personas en Turquía y a una cifra desconocida en Siria. Incluso con un ejército de personas que participan en las labores de rescate, los equipos tuvieron que escoger los sitios donde iban a ayudar.

Las imágenes, tanto de fotografías como de videos, tomadas desde el aire mostraban el alcance de la devastación, con barrios enteros de rascacielos reducidos a metal retorcido, hormigón pulverizado y cables expuestos.

La cifra de muertes aumentó a más de 21.000, eclipsando los más de 18.400 decesos registrados en el sismo de 2011 en Fukushima, Japón, que provocó un tsunami, así como a la cantidad estimada de 18.000 personas que murieron en un sismo cerca de Estambul, Turquía, en 1999.

La cifra actualizada, que se tiene previsto que siga aumentando, incluye más de 18.000 personas que fallecieron en Turquía y más de 3.500 que perdieron la vida en Siria. Y más de 80 mil personas se han reportado como heridas, además de un número indeterminado de desaparecidos.

Entre estos últimos se encuentra Cansu Dere, una famosa actriz turca, quien presuntamente podría estar entre los afectados por el sismo, ya que desde ese día no se ha tenido ninguna noticia suya; incluso se ha mantenido inactiva en redes sociales, lo que ha causado preocupación entre sus fans. Pero el caso carece de información oficial, aunque es extraño que la familia no haya confirmado o desmentido el rumor.

Aunque los expertos señalaron que la gente podría sobrevivir por una semana o más, las probabilidades de encontrar sobrevivientes en las gélidas temperaturas eran escasas. Mientras los equipos de emergencia y familiares excavaban entre los escombros, y en ocasiones encontraban gente con vida, las labores de rescate empezaron a centrarse en la demolición de estructuras inestables.

La agencia de noticias DHA transmitió el rescate de una niña de 10 años en Antakya. Señaló que los médicos tuvieron que amputarle el brazo para liberarla y que sus padres y tres hermanos habían muerto. Una joven de 17 años emergió con vida en Adıyaman, y una persona de 20 años fue encontrada con vida en Kahramanmaras.

Encontrar sobrevivientes debajo de esos escombros, después de tantos días, es casi imposible. Aún así, los rescatistas siguen buscando y buscando.

En Nurdagi, una ciudad de unos 40.000 habitantes ubicada entre montañas nevadas a unos 56 kilómetros (35 millas) de distancia del epicentro del sismo, una multitud de espectadores, en su mayoría familiares de personas atrapadas en el interior, observaban cómo máquinas pesadas trabajaban en un edificio que se había derrumbado, cuyos pisos terminaron encajados uno sobre otro con poco más que unos centímetros de separación.

Se calcula que alrededor de 80 personas siguen atrapadas en la estructura colapsada, pero era dudoso que alguna fuera encontrado con vida.

La agencia de manejo de emergencias de Turquía dijo que más de 110.000 miembros del personal de rescate estaban participando en las labores y que se habían enviado más de 5.500 vehículos, como tractores, grúas, excavadoras y retroexcavadoras. El Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que 95 países han ofrecido su ayuda.

Entre estos está el gobierno de Chile. «Estamos en comunicación, a través de nuestra embajada en Ankara, con las autoridades turcas para ver la mejor forma de colaborar ante esta tragedia, sobre la base de las necesidades que ellos han manifestado», señaló este jueves un funcionario de la Cancillería.