Toulón, un nuevo laboratorio para el recambio

Fracasado el primer intento de renovación de Reinaldo Rueda, competencias como el prestigioso certamen francés son instancias de prueba más idóneas para calibrar la hechura de los jóvenes que, quiérase o no, más temprano que tarde deberán alternar, o derechamente reemplazar a la «generación dorada». Quizás, hasta en las clasificatorias para Qatar.

Gracias a un título y un subtítulo logrados hace una década, Chile tiene un nombre ganado en el prestigioso torneo Esperanzas de Toulon, ahora llamado Maurice Revello. Pero acudir a esta versión 2019 con la obligación de ganarla es menos aconsejable que usarla como una nueva y más apropiada oportunidad para calibrar el proyecto de recambio de la Roja, que a nivel plenamente adulto no ha cuajado.

Sí, porque dado que la renovación intentada por Reinaldo Rueda no dio resultado a lo largo de un año, es posible que laboratorios de menor exposición y presión mediática como el certamen francés sí permitan la germinación de los nuevos contingentes a los que seguramente habrá que apelar a partir del 2020 cuando empiecen las clasificatorias rumbo a Qatar 2022, y a la ultra exprimida «generación dorada» ya le quede poco jugo que dar.

De paso, esta participación será el primer testeo de la futura selección preolímpica que en 2020 disputará en Colombia la ocasión de asistir a los Juegos Olímpicos de Tokio del mismo año.  

Al torneo galo que se disputará entre el 1 y el 15 de junio, Chile acudirá con jugadores Sub 23. En rigor, se trata principalmente de dos camadas (1997 y 1999) fracasadas en los últimos sudamericanos Sub 20 y una tercera (1998), que dio pelea en el mundial Sub 17 disputado en nuestro suelo y al que se accedió como anfitrión.

El equipo dirigido por Bernardo Redin -ayudante de Rueda- quedó situado en la Zona A del certamen de 12 participantes. Es un grupo muy duro, conformado además por Inglaterra, actual campeón mundial Sub 20 y Sub 17; Portugal, monarca europeo Sub 17 en 2016 y Sub 20 en 2018- y Japón, que está disputando ahora mismo el Mundial Sub 20 de Polonia.

A simple vista, se trata de rivales de alto nivel, que en categorías menores posiblemente fuesen superiores a los nuestros. Pero ya con experiencia profesional esta Roja puede plantarse con más propiedad.

No por nada en 2008 la selección dirigida por Marcelo Bielsa fue segunda y al año siguiente, de la mano de Ivo Basay, se llevó el título venciendo 1-0 en la final nada menos que a la dueña de casa Francia.

El calendario indica que Chile debutará contra Portugal el sábado 1 de junio (11:30 horas), en el Stade de Lattre de Tassigny; luego enfrentará a Japón el martes 4 de junio (10:05 horas), en el  Stade Marcel Roustan y terminará viéndoselas con Inglaterra el viernes 7 de junio (14.30 horas) en el Stade Parsemain.

Para pasar a la siguiente ronda la Roja debe salir primera o segunda en su zona, o al menos entre los dos mejores terceros de los tres grupos de cuatro selecciones cada uno.

Ausentes y convocados

Dicho ya que el campeonato francés es una nueva oportunidad de prueba, hay que detenerse en los 22 escogidos por Redin, pero también, tal vez con mayor atención, en los excluidos que lucían rendimientos dignos de haber sido considerados en una instancia tan importante.

En el caso de los segundos, es lamentable que la exigencia internacional de Universidad Católica frenara la nominación de Ignacio Saavedra, Carlos Lobos, Jaime Carreño, Raimundo Rebolledo, César Munder y Diego Valencia. Entre ellos los hay para todos los gustos, pero no cabe duda que más de alguno madurará lo suficiente como para ser en el mediano plazo carta segura en la selección mayor. Asimismo es sensible que la UC no pueda enderezar aún la actitud profesional de un delantero como Jeisson Vargas, cuya velocidad inusual para el medio chileno y su poder de gol es posible que añoremos en las clasificatorias para Qatar. Aunque hace rato dejó San Carlos de Apoquindo, tampoco es inocua la ausencia de Francisco Sierralta, hoy en el Parma de Italia.

También hubiese sido bueno contar con el ex lateral derecho de Huachipato, Simón Ramírez, hoy en el Benfica B, o con Víctor Dávila, también salido de la usina y jugando ahora en el Pachuca. Colo Colo podría haber aportado a Carlos Villanueva y a Cristián Gutiérrez, y O’Higgins a Matías Sepúlveda. Otros con méritos son los escurridizos extremos Jason Flores, de Antofagasta, y Matías Cavalleri, de Curicó, y el lateral volante izquierdo de Huachipato Nicolás Baeza.

De los nacidos en el exterior pudieron haber sido nominados Brandon Cortés, el juvenil mediapunta ya integrado al primer equipo de Boca Juniors, o el goleador Kenneth Hanner-López, del Mainz alemán, invitado más de una vez a ciclos de selecciones menores.

Sobre el plantel que sí viajará a Francia es posible imaginar un equipo titular con Gonzalo Collao (U); Víctor Retamal (U. de Concepción) o Nicolás Fernández (Audax); Nicolás Ramírez (Huachipato), Nicolás Díaz (Palestino), Álex Ibacache (Everton); Tomás Alarcón (O’Higgins), Gabriel Suazo (Colo Colo), Jimmy Martínez (U); Iván Morales (Colo Colo), Nicolás Guerra (U) y Ángelo Araos (Corinthians).

El resto de la nómina la integran los porteros Zacarías López (La Serena) y Luis Ureta (O’Higgins); los zagueros Lucas Alarcón (U) y Sebastián Cabrera (Coquimbo); los volantes Williams Alarcón (Colo Colo), Pablo Aránguiz (FC Dallas), Diego Fernández (Iquique) e Ignacio Jara (Cobreloa) y los atacantes Mathías Pinto (Ñublense) y Franco Lobos (La Calera).  

Por nombres, la lista de Redin suena bien. Habrá que ver cómo supera escollos tan difíciles como ingleses, portugueses y nipones. Pero sea cual sea el resultado de esta incursión, hay que estar más atentos a la respuesta individual de los que jueguen. No estará la presión de rendir examen en la Roja adulta, por lo que quienes no aprovechen la ocasión de mostrar talante ya pueden ir siendo descartados para las clasificatorias mundialistas.

Sí es deseable que sea quien sea el que dirija a la Roja adulta más allá de la Copa América, pueda contar durante este año con nuevas ocasiones de probar a los jóvenes que sí aprueben el examen de Toulon, porque a varios les tocará entrometerse el plantel que Chile utilice para llegar a Qatar y ser titulares de la futura selección preolímpica.