Tragedia en Argentina: 16 muertos deja un temporal de viento

De los fallecidos, 14 son de Bahía Blanca y los otros dos de la provincia de Buenos Aires.

Por EL ÁGORA (*) / Fotos: LA NACIÓN y TWITER

“Estamos tratando de afrontar las dolorosas consecuencias de este desastre”, señaló este domingo el intendente de Bahía Blanca, Federico Susbielles, junto al comité de crisis que se formó para coordinar las tareas de emergencia, luego de la tormenta que azotó a la ciudad, así como también a la provincia de Buenos Aires, dejando, hasta el momento, el trágico saldo de 15 personas fallecidas.

Según el diario digital La Brújula24, de Bahía Blanca, al mediodía ya se habían identificadas ocho de las 14 víctimas fatales del derrumbe del club Bahiense del Norte. Se trata de Juliana Barquero, Rubén Baldi (menor de edad), Benicio Baldi, Adriana Contento, Norma Gladis Nieto, María Laura Rodríguez, Federico Duo y Diego Carrasco.

“Ahora comienzan las tareas de reconstrucción”, señaló el intendente Susbielles.

En Buenos Aires, los aeropuertos de Aeroparque Jorge Newbery y también Ezeiza debieron cancelar o retrasar varias partidas y arribos como medida preventiva.

“Esto afectó a los aviones que debían aterrizar entre las 3 y 8 de la mañana de este domingo”, consignó el citado portal.

En la mayoría de los casos no se han podido reprogramar, ya que no hay certeza respecto a cuando las condiciones climáticas volverán a ser estables.

Así quedó el gimnasio del club Bahiense del Norte, y cuya caída de la techumbre mató a 13 personas.

En tanto, los vecinos de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano amanecieron con las calles hechas un caos por el temporal que se desató durante la madrugada. Calles cortadas, árboles caídos sobre calles y veredas, otros por caerse, postes de alumbrado público destrozados, cables a la altura de la calle y carteles y marquesinas que se desprendieron durante la noche.

Para las 09:00 de la mañana ya se habían registrado 544 incidentes relacionados con el viento sólo en la Ciudad de Buenos Aires, según datos oficiales. ¿Los barrios más afectados? Villa Devoto, Villa del Parque, Palermo, Villa Urquiza y Villa Pueyrredón. En ese orden. Además, el servicio de trenes en el área metropolitana se encontraba limitado.

Desde Salud de la Provincia de Buenos Aires, confirmaron que, al momento, por las fuertes tormentas ocurridas en la Provincia de Buenos Aires, se registraron 15 muertos: en Bahía Blanca fueron 13 personas fallecidas, entre las que hay una menor de edad, por el derrumbe de la estructura de un club deportivo; en Coronel Rosales, una persona fallecida en vía pública que se cayó a un pozo de una obra de agua y se ahogó, y en Moreno una persona murió en vía pública por la caída de una gran rama.

Loreto Torres se aloja en un apart hotel en Fray María de Oro casi Santa Fe, en Palermo, en medio del caos que había dejado el vendaval cuando bajó se encontró con una imagen que la impactó. Es chilena, y está de visita en la ciudad se encontró con uno de los peores temporales de los últimos años.

“Me despertó la tormenta como a las 03:30. En mi habitación, la ventana justo da hacia la calle y realmente fue como un huracán. Fue muy intempestivo, y tremendos los golpes del viento en el ventanal. Duró como unos 15 o 20 minutos, fue muy fuerte. Luego ya empezó la lluvia. Sonó la alarma del edificio y no me moví porque soy chilena: siempre pienso que puede haber un terremoto”, contó.

Ahí cerca, de las cinco manos que tiene la calle Intendente Bullrich, en todo el corredor entre Santa Fe y Libertador, sólo se podía circular por dos carriles, los centrales, porque los otros estaban cubiertos de ramas. Jesica, de 60 años, que es de Las Flores, provincia de Buenos Aires, y está de visita en la ciudad, se bajó de un colectivo y empezó a juntar las ramas para despejar la calle. “Está muy peligroso, entonces me bajé para ayudar un poco”, contó.

Éste era el panorama en una calle de Villa Urquiza, en Buenos Aires.

En Belgrano, un chat de vecinos ardía desde temprano comentando los incidentes del barrio. Uno de los casos que se hablaba era el de Silvia, una vecina que vive sobre la calle Mendoza que pedía por favor que insistieran al 103 porque cayó un árbol en la puerta de la casa y no puede salir: estaba completamente bloqueada.

Las Cañitas era la zona más afectada de Palermo. Los vecinos mismos se ocupaban de remover las ramas y de destapar los sumideros cuando, otra vez, se escucharon los truenos y volvió la tormenta. Prácticamente, no se veían cuadrillas de Defensa Civil en la zona. Sobre Jorge Newbery, casi llegando a Luis María Campos, por ejemplo, un árbol cortaba completamente la calle de lado a lado. Lo mismo pasaba en el boulevard Indalecio Chenaut y sobre la calle Baez al 200.

En Dorrego, entre Huergo y Libertador, al costado de la vía, los árboles tapaban casi por completo la calzada. Recién había llegado una camioneta de tránsito del Gobierno de la Ciudad para tratar de ordenar un poco. Mientras tanto, los propios vecinos se ocupaban de sacar las ramas de alrededor de sus vehículos.

En La Pampa al 900, cerca del lago de Regatas, un árbol de grandes proporciones cayó sobre la calle y afectó a, por lo menos, cuatro autos que estaban estacionados. Las raíces, que habían quedado a la vista, tenían por los menos dos metros de largo. Los destrozos no sólo habían alcanzado a los autos, sino también a edificios y casas. En la misma cuadra, había dos autos más destrozados.