Tragedia en el fútbol de El Salvador: 12 muertos y más de 100 heridos 

Una estampida en el estadio Cuscatlán provocó el deceso de nueve espectadores en el mismo reducto, más tres hinchas que fallecieron en recintos hospitalarios. Ocurrió en el marco del clásico de ese país, entre Alianza y FAS.

Por EL ÁGORA

«El fútbol salvadoreño está de luto. Preliminarmente tenemos un resultado negativo de 12 víctimas, nueve que están aquí en el estadio y tres más que se nos ha informado están en diferentes centros hospitalarios» informó el director de la PNC, Mauricio Arriaza.

Se trata de la mayor tragedia deportiva de El Salvador, luego de que se produjera una estampida en el estadio Cuscatlán cuando se disputaba el clásico entre Alianza y FAS (Futbolistas Asociados Santanecos), en San Salvador. Un grupo de aficionados intentó ingresar a una de las zonas populares, desatándose los incidentes que finalizaron con lamentables consecuencias. 

Mientras la Secretaría de Prensa del Gobierno salvadoreño confirmó la cifra de los fallecidos, en su mayoría varones, el presidente Nayib Bukele se manifestó en su cuenta de Twitte: “La Policía y la Fiscalía realizarán una investigación exhaustiva de los hechos ocurridos en el Estadio Cuscatlán. Todos serán investigados: equipos, directivos, estadio, boletería, liga, federación, etc. Sean quienes sean los culpables, no quedarán en la impunidad“.

En tanto que la Federación Salvadoreña de Fútbol (Fesfut) lamentó en un comunicado las muertes y agregó que “solicitará de inmediato un informe de lo sucedido y comunicará lo pertinente en el más breve plazo”.

Por su parte, el presidente del Instituto Nacional de los Deportes (INDES), Yamil Bukele, hermano del presidente, mostró su solidaridad con “todas las familias que hoy han perdido a un ser querido en este triste suceso. Hemos convocado a reunión extraordinaria de Comité Directivo de INDES”, 

“Hoy no existen los colores y por el bien del deporte que a todos nos apasiona, esperamos que esto no vuelva a suceder“, publicó el FAS, el equipo visitante del partido que evidentemente se suspendió.