Tragedia en Indonesia: los muertos ya casi llegan a las 190 personas

Las autoridades creen que hay tres causas basales para explicar los hechos: mala actuación de la policía, exceso de público en el estadio y graves deficiencias en los protocolos de seguridad.

Por EL AGORA / Foto: TWITTER

Una mala actuación de la policía, el exceso de público en el estadio, y serias deficiencias en seguridad, son las tres hipótesis que hasta el momento indagan las autoridades de Indonesia para explicarse la tragedia ocurrida cuando los hinchas del Arema FC invadieron la cancha del Kanjuruhan Stadium, con un saldo de fallecidos que, según diversas versiones, se empina ya por sobre los 180.

Se dice que la policía irrumpió en el césped haciendo uso de lumas y gases lacrimógenos para hacer frente a la invasión del campo por parte de los aficionados locales del Arema. También, que el estadio, con un aforo máximo de 38 mil personas, fue sobre vendido, y que los aficionados llegaban fácilmente a los 45 mil espectadores. La tercera causa que se investiga tiene que ver con las deficiencias en los protocolos de seguridad, que retrasaron la llegada de la asistencia médica para evacuar heridos.

El Ministerio de Seguridad indonesio apunta principalmente a estas tres causas basales de la tragedia, agregando que había aconsejado a la organización no sólo realizar el partido con luz natural, sino, también, vender boletos incluso por debajo de la capacidad máxima del recinto.

Ninguna de estas recomendaciones, según las autoridades, fue atendida.

La tragedia ocurrida antenoche en Indonesia es la más grave y trágica en el mundo del deporte de los últimos 50 años. Con los más de 180 muertos que hasta el momento se registran, sólo es superada por la sucedida en 1964 en el Estadio Nacional de Lima, cuando durante un partido entre Perú y Argentina fallecieron 384 personas, quedando además cientos de heridos.

Todo ocurrió este sábado, cuando los seguidores del Arema FC invadieron la cancha del Kanjuruhan Stadium, tras caer por tres goles a dos ante el Persebaya Surabaya. En ese momento, comenzaron los enfrentamientos entre asistentes y los uniformados.

“En este incidente han muerto más de cien personas, dos de las cuales son miembros de la Policía Nacional”, informó sólo momentos después de los incidentes, el inspector general en jefe de la Policía regional de Java Oriental, Nico Afinta. Luego, agregó que 34 de las víctimas fatales perdieron la vida en el estadio y que más de 180 personas resultaron heridas y estaban siendo atendidas en los hospitales de la zona.

Con el paso de las horas, sin embargo, la cantidad de fallecidos escaló a 182, aunque tal cifra podría incrementarse, dada la alta cantidad de gente que permanece herida de gravedad.

Con el correr de las horas, se supo que muchas de las personas que resultaron lesionadas son mujeres y menores de edad. Según el sitio de noticias de ese país, Komas, varias de “las víctimas fueron producto de haber sido pisoteadas por otros simpatizantes, así como por la dificultad para respirar debido a los gases lacrimógenos lanzados por las fuerzas de seguridad”.

Además, se informó que las peleas comenzaron en las galerías, para luego trasladarse al campo de juego. Finalmente, la descomunal batahola se trasladó a las inmediaciones del estadio. El caos fue tan grande, que tuvieron que intervenir las fuerzas militares de Indonesia para poder restablecer la cordura y así poder atender a las víctimas.