(TRÁILER) “Volver al duelo”: reminiscencias de Amy Winehouse

“Back to Black” es la película biográfica que trae de regreso la figura inmortal de la talentosa compositora y cantante británica. Dirigida por Sam Taylor-Johnson y escrita por el guionista Matt Greenhalgh, está protagonizada por Marisela Abela.

Por RODRIGO CABRILLANA / Fotos: IMDB

¿Dónde estabas el día que murió Amy Winehouse? En mi caso, conservo un recuerdo llano y fresco, porque como a muchos de esos años, la partida de un ícono generacional tan inmenso como Amy Winehouse, te deja profundamente triste y abatido. Sobre todo cuando te deleitan sus canciones.

Fue así la noche del 22 de julio de 2011, en un local nocturno. Compartía con una amiga en medio del invernal frío santiaguino cuando irrumpió eventualmente un videoclip (Rehab) de Amy en la pantalla principal del lugar. Y le comenté de manera fortuita: “¡Qué buena es ella! Es lamentable que solamente destaquen su desidia”.

Pocas horas después, esa misma amiga, me despertaba de mi ocasional resaca matinal con un llamado por teléfono anunciándome la muerte de Winehouse. La noticia, además, se estaba viralizando en los medios de todo el mundo.

Fue como una especie de “cubetazo de agua fría” para todos los melómanos de esos años. Porque con la muerte de Amy también se cerraba y se abría otro ciclo en la historia de la música popular mundial. Probablemente de manera semejante a como ocurrió con la desdicha de Kurt Cobain, otro genio incomprendido en sus años de apogeo.

EL FILME

Amy es interpretada por la actriz británica Marisa Gabrielle Abela.

“Back to Black”, la película, intenta retratar de alguna manera la emocionalidad, el carisma musical y el talento de Amy, sin conseguirlo completamente. Si bien el filme se inicia con su particular historia familiar, diversificando escenas de la cantante con su abuela o con su padre, donde se deja al descubierto la prematura fascinación de Winehouse por el jazz y por el R&B o por los cantantes tradicionales como Tony Bennett o Ray Charles, la actriz Marisela Abela no logra entrar jamás en la intensidad y la magnitud creativa de lo que realmente era la personalidad de Amy.

Se proyectan igualmente diferentes momentos trascendentales con las parejas de Amy, y sobre todo se intensifica cuando se relaciona con Blake Fielder-Civil, quien fuera después su marido y quien también le habría mostrado a The Sangri-Las, el grupo vocal femenino que habría influenciado notoriamente la estética de Amy en el escenario del pop mundial.

¿Instantes reales o no reenfocados en la pantalla grande? Lo cierto es que las biopics, como se denomina a las películas que retratan la vida de todas estas figuras de fama mundial, siempre serán cuestionadas y juzgadas de un lado o del otro.

Y en el caso de Amy, la prensa especializada y los cercanos a la artista no quedaron totalmente conformes con el trabajo cinematográfico realizado. Alguno de los amigos de la cantante manifestó que esa Amy del filme no se aproxima a la real. Y el desasosiego que se expresa en la teatralidad de Abela a lo largo de toda la cinta, tampoco consigue internarse en lo que fue la auténtica tragedia de la cantante.

Sin embargo, la película aborda pragmáticamente su historia de vida. Y exhibe fragmentos interesantes que podrían ser llamativos para algunos que no conocen a fondo la biografía musical y de vida de Amy. También explora el desarraigo constante del amor que padece la compositora londinense. Porque finalmente fueron el dolor, el proceso de la angustia y el desconsuelo, las impresiones que tomaba Winehouse para canalizarlas, materializarlas y evidenciarlas en la mayoría de sus canciones. De hecho, “Back to Black”, su disco culmen y mayor logrado, es esa representación musical de la belleza del infortunio y la fatalidad personal de Amy.

Aparte, también se da a conocer el éxito máximo de Amy. Así, se retrata cómo ganó los cinco Grammy con “Back to Black” en la edición 50 del galardón que se entregaba en Los Ángeles, California. Winehouse no recibió visa, y tuvo que remitirse a actuar y observar la ceremonia desde los estudios Riverside, en Londres.

Asimismo, se revela su lucha incansable con los reporteros gráficos, que no dejaban a la cantante en paz. Se iban sobre ella de manera alborotada y desalmada, casi de una manera obscena y desfachatada. Y usaban cualquier circunstancia para exhibir públicamente a la artista en el auge de su decadencia y en la potencial lucha contra las adicciones.

La nueva película hace el intento de aprehender esa oscuridad que está permanentemente en Amy Winehouse, pero no es suficiente. Ni siquiera el final está a la altura de lo que fue la magnitud de su muerte. Aunque sí, nos hace volver una vez más al duelo de lo que es su ausencia, su partida impensada.

DESOLACIÓN

El día que mi amiga me despertaba con esa noticia fatal, no lograba reaccionar a todo lo que significaba. Y entre mi tristeza súbita, mis lágrimas fulminantes y el pesar por delante, sólo pensé en el poema “Contra la muerte”, de Gonzalo Rojas. Y pasé a escribir algunos versos como el humilde homenaje de un fan que se expresa afligidamente por sus redes sociales al fin del mundo:

“¿Qué sacamos con eso de saltar hasta el sol con nuestras máquinas

a la velocidad del pensamiento, demonios: qué sacamos

con volar más allá del infinito

si seguimos muriendo sin esperanza alguna de vivir

fuera del tiempo oscuro?”

Amy se iba, “como todos, a dormir en dos metros de cemento allá abajo”. El mundo quedaba fragmentado, una vez más.

Vea el tráiler oficial: