Tras rechazo de “Dominga”, el gobierno promete millonaria inversión en la zona

Nicolás Grau, ministro de Economía, habló de $ 580 mil millones en ocho años para reactivar no sólo la comuna de La Higuera, donde se emplazaba la mina, sino también las aledañas, como Vicuña, Río Hurtado y Andacollo, todas de la Región de Coquimbo.

Por EL AGORA

Como era de esperar, el rechazo al proyecto Dominga, por parte del Comité de Ministros, desató todo tipo de reacciones. Mientras Ricardo Mewes, presidente de la Corporación de la Producción y del Comercio (CPC), lamentó la decisión, señalando que iba a dar trabajo a 30 mil personas (sic) e iba a aportar al Estado 500 millones de dólares en impuestos, que se podían destinar “a fines sociales”. Yerko Galleguillos, alcalde de la comuna de La Higuera, Región de Coquimbo, donde se iba a emplazar la mina a tajo abierto, fue en cambio mucho más directo y folclórico, diciendo:

“La gente habla de la extinción del pingüino y del pato Humboldt, en cambio yo hablo de la extinción de mis vecinos, que no tienen trabajo. ¿Cuándo vamos a hablar del hombre y vamos a dejar de hablar de los pescaditos y los pajaritos?”.

A la espera de que el tema se judicialice, porque Andes Iron, la empresa detrás del proyecto que impulsan además empresarios nacionales, obviamente no se va a quedar cruzada de brazos. Los concentrados de hierro y de cobre que pensaba extraer significan ganancias millonarias, y para obtenerlas hasta habían prometido la construcción de un puerto.

El gobierno de Gabriel Boric, que tenía el “No a Dominga” como parte de su programa, sabe que, de una u otra manera, la población de esos territorios debe ser considerada, y que el rechazo al polémico proyecto no significa que se los vaya a olvidar. La idea de que no van a tener trabajo, dicen, debe ser desechada.

En ese sentido, Nicolás Grau, ministro de Economía, dijo que el Ejecutivo va a invertir $ 580 mil millones con el fin de activar la economía de La Higuera y sus comunas aledañas, como Vicuña, Andacollo y Río Hurtado.

Cabe señalar que el proyecto Dominga auguraba una inversión cercana a los US$ 2.500 millones.

Grau, tras calificar el plan económico para la zona como “robusto”, agregó que “desde el año pasado, el Gobierno, en conjunto con el gobierno regional de Coquimbo, viene trabajando en un plan para la zona de Quilimarí. Esperamos la pronta aprobación por parte de la Dirección de Presupuestos”.

Siendo más específico, el ministro agregó que “este plan, durante ocho años, va a involucrar más de 260 actividades de las más diversas índoles”.

Consultado cuáles serían esas actividades, expresó que “entre ellas, conectividad, cobertura de servicios básicos, infraestructura para el agua rural y caletas, factor muy importante para la pesca”.

Sobre las críticas que ha despertado la medida adoptada por el Comité de Ministros, Nicolás Grau dijo que “la protección al medio ambiente, y el tener un alto estándar en esa protección, no constituye una traba al desarrollo. Es al revés: es una condición para el desarrollo, es nuestra visión de desarrollo”.

Terminó diciendo que “sigue habiendo un interés muy grande en el desarrollo minero en el país. Como Gobierno, debemos velar que ello, que tiene un impacto muy positivo en la economía, en los salarios y en la calidad de vida de la gente, cumpla también el mayor estándar ambiental, como lo exige nuestra institucionalidad”.